Vende tu carro
Test drive

Ford Ranger Limited Black Edition a prueba, se viste de esmoquin para enfrentar la trocha

Además de los argumentos que destacan a la familia Ranger (robustez, tecnología y seguridad), esta versión añade un toque de exclusividad.

Ford Ranger Limited Black Edition a prueba, se viste de esmoquin para enfrentar la trocha

En noviembre del 2021 se presentó a nivel mundial la quinta generación de la Ford Ranger, pick-up mediana que se produce en conjunto con Volkswagen (que sacó provecho con la nueva Amarok), y que desde el presente año se producirá en Argentina, país desde donde llegan actualmente a Colombia las diferentes versiones de esta camioneta con platón.

Por cierto, hace unos tres meses que Ford Argentina celebró la llegada de la unidad un millón de la Ranger en su planta de General Pacheco, hito que se logró tras 26 años de producción de la ya icónica pick-up, que es el corazón de la estrategia de la marca en Suramérica y se consolida como uno de los productos más importantes para Ford a nivel global,

Bueno, mientras esperamos que llegue a Colombia la quinta hornada de la muy versátil Ranger, la marca del óvalo azul no se queda quieta y por ello en agosto pasado introdujo en territorio nacional la Ranger Limited Black Edition, que se convirtió así en la novena versión a disposición en el portafolio local de esta pick-up, que es una de las que ofrece más variedad en su segmento y se ajusta al gusto y las necesidades específicas de su perfil de usuarios.

Nuestra invitada de turno se ubica en la parte más alta de la oferta Ranger, al estar por encima de las versiones FX4 y Limited, justo debajo de la muy exclusiva Ranger Raptor, que también tuvimos ocasión de probar.

Ford Ranger Limited Black Edition: exterior

La esencia de toda pick-up mediana y doble cabina, llámese Ranger, Hilux, Frontier o Colorado; es que sirva tanto como camioneta para transporte de pasajeros en ciudad y que, eventualmente, pueda transportar cargas de tamaño y peso significativo. En ese contexto, las versiones más básicas de las camionetas con platón tienden a satisfacer con prioridad las necesidades utilitarias, mientras que a medida que se escala en las versiones, se añaden más accesorios que favorecen el diseño y la comodidad a bordo.

En el caso de Ranger Limited Black Edition, son los accesorios estéticos los que marcan la diferencia y orientan esta camioneta a los usuarios que buscan una pick-up exclusiva y que minimice su faceta utilitaria; es decir, que evidencie algo más de refinamiento para no desentonar cuando se use en ambientes urbanos.

Obviamente, el negro es el color que caracteriza a esta versión y que redunda con acierto en algunos detalles clave para enfatizar el carácter de exclusividad. Así, tenemos una parrilla exclusiva (sin el contorno y los listones cromados de la versión Limited), faros delanteros y luces de marcha diurna LED, soportes de las exploradoras, parachoques delantero en acabado Magnetic Black (con sensores adelante y atrás), barra San Antonio tubular (adivinen, también Exclusive Black), unos muy funcionales estribos planos, barras de techo, espejos exteriores (con luz de giro) y manijas de puertas; todos negros y brillantes como la noche.

Quizás uno de los detalles estéticos que más nos gustó de esta Ranger “etiqueta negra” son los rines Dark Black Special Edition, que son de 18”, como en la versión FX4, pero que ofrecen un diseño diferente.

Si la comparamos con la líder del segmento (Toyota Hilux), la pick-up doble cabina de Ford resulta 10 milímetros más larga, 45 milímetros más ancha y son igual de altas. En cuanto a capacidad de carga máxima, la utilitaria con platón del óvalo azul puede transportar 1.023 kilos, frente a los 845 kilos de la Toyota.

Si bien la zona del platón no dispone de una tapa que resguarde la carga, si se incluyen anclajes para sujetarla y se agradece que cuente con bedliner o cubierta protectora para el piso, que lo protege de daños y facilita su aseo. Otro detalle acá es que la apertura de la compuerta de carga tiene asistencia, por lo que su gestión requiere hasta 60% menos de esfuerzo.

Ford Ranger Limited Black Edition: interior y equipamiento

El habitáculo de la Ranger Limited Black Edition resulta menos diferenciado que el de sus hermanas; de hecho, posee el mismo equipamiento que brinda la versión Limited 4x4 Automática. Frente a la vistosa carrocería, el interior de la Black Edition luce mucho más conservador; al respecto, creemos que podría tener algunos elementos que jugaran a tono con el carácter exclusivo del exterior.

Digamos que el aspecto de la cabina de esta camioneta sí tiene una orientación mucho más utilitaria, quizás esa percepción la generen unos acabados muy convencionales, en cuanto a controles y comandos, a lo que se suman plásticos y cubiertas de tacto duro, así como una silletería que luce algo añeja, si bien es de cuero y, además, se abona que el asiento del conductor tenga reglaje eléctrico de seis vías.

Como buena pick-up norteamericana, una de las bondades que ofrece la Ranger es el buen espacio disponible para los ocupantes; vale señalar que, con 3.220 milímetros de distancia entre ejes, supera en este rubro a la Hilux en 135 mm. La comodidad de las butacas es buena, pero en las sillas delanteras se echa de menos la presencia del apoyo lumbar.

La zona del tablero, la consola y el cuadro de instrumentos se orientan a la practicidad y la ergonomía, por lo que cumplen su labor sin reproche; en este último, sobresale el enorme velocímetro central, al que escoltan dos pantallas TFT a color de 4,2”; la de la izquierda ofrece información del vehículo y permite configurar los sistemas de asistencia al conductor, mientras que la de la derecha ayuda a gestionar los cuatro módulos del sistema de infoentretenimiento (comunicación, música y GPS), así como la climatización electrónica de doble zona.

A propósito del sistema de conectividad SYNC 3.4, que está presente en la familia Ranger desde las versiones XLT en adelante, este trabaja solidario con una pantalla táctil de 8” y permite vincular los dispositivos digitales del conductor con las tecnologías del vehículo, por comando táctiles o de voz, incluidas las aplicaciones móviles y de navegación; además es compatible con Android Auto y Apple CarPlay.

Otros recursos exclusivos a bordo de la Ranger Limited Black Edition son: botón de encendido, sistema de acceso sin llave, sensor de presión de aire en las llantas, control de velocidad adaptativo, sistema de reconocimiento de señales de velocidad, asistente anti-colisión con detector de peatones, sistema de luces altas automáticas y sistema de permanencia en el carril; por cierto, de este último nos encantó que ofrezca tres modos (alerta, solo asistencia o alerta + asistencia).

Ford Ranger Limited Black Edition: motorización y seguridad

La gran ventaja de tener tantas y tan diversas versiones de una pick-up es que te permite elegir justo el mejor modelo que se acomoda a tus necesidades. En el caso de la familia Ranger, la oferta mecánica disponible para Colombia inicia con el motor Puma 2,2 litros Diésel que anima a la versión XL chasis, luego escala al propulsor Duratec a gasolina 2,5 litros que impulsa a la versión XLS y finalmente está el bloque Puma 3,2 litros Diésel de cinco cilindros, que se encarga de darle el poderío a seis versiones Ranger, incluida la Limited Black Edition.

Para nuestra camioneta de turno, hablamos de 197 caballos de potencia y 470 Nm de torque máximo, que se entregan en forma bien dosificada (aunque un poco rumorosa) entre las 1.750 y las 2.500 revoluciones. El complemento es una transmisión automática/secuencial e inteligente de seis marchas, que adapta su electrónica al patrón de manejo del conductor y, ciertamente, como dice la marca, “está calibrada para ejecutar los cambios de marcha en forma suave, precisa y rápida”.

Pese a que vista de “esmoquin” esta pick-up también se vale de una robusta caja de transferencia 4x4 electrónica, la cual permite cambiar de tracción sencilla a doble sin tener que detener el vehículo y al rodar por debajo de los 120 km/h; como debe ser, también tiene la opción de bajo y cuenta con diferencial trasero con bloqueo electrónico, recursos que se complementan con acertados ángulos dinámicos (ataque: 28°, salida: 26° y ventral: 24°) para favorecer su compromiso en el off-road. Aquí vale resaltar que brinda una capacidad de vadeo de 800 milímetros.

Es justamente cuando sale al escarpado que esta camioneta se luce y no solo es por el generoso torque que entrega, sino también porque hay detalles que permiten transitar con más confianza por terrenos difíciles; por ejemplo, hay muy buenas protecciones inferiores: se cuenta con protectores de radiador, de tanque de combustible y del cárter, así mismo, dispone de doble gancho de rescate, uno delantero soldado al chasis y uno trasero que se atornilla al bastidor.

En cuanto a seguridad, la pick-up del óvalo azul logró obtener cuatro estrellas en las pruebas de impacto que realiza Latin NCAP. Este buen desempeño se debe a la suma de recursos como frenos ABS con EBD en las cuatro ruedas, asistente de frenado de emergencia, siete airbags (incluido de uno para las rodillas del conductor), cámara de reversa, sensores de parqueo (adelante/atrás), asistente de arranque en pendiente, control de estabilidad electrónico, control de tracción, control antivuelco, control de balanceo del tráiler, control de descenso y control de carga adaptativo, entre otros.

Solo nos quedaría señalar que la suspensión delantera (independiente, con doble brazo y barra estabilizadora) resulta muy conveniente para ofrecer el punto de comodidad que se requiere en la cabina, mientras que la solución de eje rígido con ballestas del eje trasero, ideal cuando se lleva carga en el platón, puede resultar algo dura para los pasajeros que viajan largas jornadas en esa área.

Elkin Chávez recomienda

Cuentanos que opinas