Vende tu carro
Lanzamientos

SsangYong Torres, SUV inspirado en Suramérica que quiere conquistar a los usuarios más aventureros

El fabricante coreano estrena un robusto SUV que busca capitalizar la mayor demanda de todoterrenos con alta capacidad para el off-road.

SsangYong Torres, SUV inspirado en Suramérica que quiere conquistar a los usuarios más aventureros

Desde hace más de un año que SsangYong amenazaba con la llegada de un nuevo SUV, capaz de recuperar parte de su tradición de vehículos robustos y capaces en el mundo off-road. Luego, a mediados de este 2022, nos sorprendió a todos con la develación del Torres, un SUV que toma su nombre del Parque Nacional Torres del Paine, un lugar icónico en la geografía chilena.

El Torres es el sexto SUV en la gama del fabricante coreano (si consideramos al Korando e-Motion 100% eléctrico como un modelo distinto) y se instala en la parte alta del segmento C, entre el Korando y el Rexton, con una propuesta semejante a la del Ford Bronco, con una orientación más aventurera en términos de diseño y capacidades.

Eso sí, sorprende que la marca, pese a tener un comprobado chasis de largueros que utiliza en el Rexton, haya decidido utilizar en este nuevo modelo la base monocasco del Korando. En consecuencia, aunque el Torres tiene la propuesta de un Bronco, por mecánica se asemeja más a un Bronco Sport. Lo que tampoco está tan mal.

El SsangYong Torres es un éxito en Corea, único lugar donde ya se lanzó a la venta. En cuatro meses ha entregado más de 80 mil unidades, muy por encima de sus expectativas.

Ahora se estrena a nivel mundial en el único lugar donde merecía hacerlo: en la Patagonia chilena y específicamente en la zona de donde surgió su nombre: el Parque Nacional Torres del Paine. Hasta aquí llegamos periodistas e invitados de Asia, Oriente Medio, Africa, Europa y, por supuesto, Latinoamérica. El modelo debutará en Chile en diciembre próximo y luego lo hará en los diferentes mercados donde se comercializa la marca, incluido Colombia.

SsangYong Torres: características

Básicamente, comparte muchos de los componentes del nuevo Korando, incluyendo la plataforma monocasco, el uso de 78% de aceros de alta y ultra-alta resistencia, la suspensión delantera McPherson y la trasera Multilink, así como el tren de potencia, compuesto por el motor a gasolina e-XGDi 150T.

Se trata de un bloque 1,5 litros turboalimentado y con inyección directa, que se optimizó para mejorar su desempeño al acelerar (10%) y recuperar marchas (5%) respecto del bloque del Korando. Así, eroga 163 hp de potencia y 280 Nm de torque; se puede acoplar a una tramsmisión automática Aisin de seis velocidades o a una caja manual de origen Hyundai, también de seis cambios.

La tracción es al eje delantero y opcionalmente se puede sumar un sistema de tracción AWD automático con sistema de bloqueo de diferencial. 

Por dimensiones, el Torres se ubica justo a medio camino del Korando (4,45 metros de largo) y el Rexton (4,85 metros):

  • Largo: 4.700 mm
  • Ancho: 1.890 mm
  • Alto: 1.720 mm
  • Distancia entre ejes: 2.680 mm
  • Despeje al piso: 195 mm
  • Capacidad de vadeo: 300 mm

En cuanto al diseño hay mucho que decir, puesto que con este modelo se estrena el estilo "Powered by Toughness", con líneas más simples y volúmenes más robustos, que buscan rendir homenaje a su herencia de modelos duros y aquiladados para el mundo 4x4.

De hecho, el nombre "Torres" enfatiza la importancia de la fuerza y ​​la modernidad en el diseño, que se remonta al nacimiento del 'Korean Can Do', junto al primer Korando, en 1983. Aquel modelo se basaba en un concepto de arquitectura robusta, apuntando a atraer a diferentes estilos de vida, más allá de ser un simple vehículo de transporte. Hoy, la marca indica que esos conceptos se renuevan con elementos modernos y contrastes estéticos en color, textura y modelado.

Hay detalles propios que se encuentran en un SUV de características aventureras, como guardabarros muy marcados, un parachoques robusto, molduras plásticas en el contorno, protecciones bajas, barras en el techo y tres curiosos detalles: una caja exterior montada en el paral C (opcional), justo esta área viene en tono metalizado y el diseño del baúl, que imita la cubierta de una llanta de repuesto. 

Detengámonos en el frontal, que es quizás lo más expresivo del auto. Cuenta con una nueva parrilla de seis franjas que rememora un clásico Jeep, pero también al Korando Family, que en su último facelift, llevaba una parrilla cromada muy parecida. También dispone de luces principales redondeadas y muy pegadas a la parrilla, con un diseño LED que se afina hacia los extremos, todo ello por debajo de un capó alto y plano que luce ensanchado por efecto de unos gruesos pasos de rueda .

Este estilo nos recuerda vívidamente a los primeros todoterrenos de SsangYong y también a la segunda generación del Korando. Todos ellos eran verdaderos vehículos de aventura, tal como lo quiere ser el Torres.

El Torres es un SUV para cinco pasajeros; ofrece un amplio espacio interior y un soberbio baúl de 703 litros de capacidad, con asientos abatibles que dejan un piso de carga plano. Cuenta con apertura eléctrica de la compuerta trasera, cubierta cubre equipaje y una llanta de repuesto de uso temporal bajo el piso. 

En el habitáculo hay una dicotomía entre la propuesta exterior y la interior, con un tablero plagado de tecnología y enfocado en la comodidad más que en la aventura off-road; también se percibe dualidad en materiales y calidad, con un tablero muy correcto y unas puertas que deberían verse mejor.

En tecnología tenemos tres pantallas multifunción. La del panel de instrumentos es de 12", la del sistema de infoentretenimiento es de 9" y cuenta con varios botones y perillas para accesos directos, además de ofrecer Apple CarPlay y Android Auto. También hay una de 8" para la climatización y mandos accesorios; esta última genera algunas dudas respecto de su funcionalidad, se ubica muy abajo y obliga a desviar mucho la mirada de la vía para hacerla funcionar. 

Por supuesto cuenta con freno de mano eléctrico, cargador inalámbrico, varios puertos de carga, asientos de cuero eléctricos y con calefacción, entre otros. Por su parte, el sunroof sólo estará disponible en la versión Limited monocolor. 

Un aspecto a destacar en el Torres es la seguridad, porque de serie ofrecerá siete airbags y la versión Limited suma una octava bolsa, que se instala entre el puesto del conductor y el del pasajero. Además, todos cuentan con asistencias a la conducción, las clásicas en la versión GLX (avisó de colisión frontal, freno de emergencia, aviso de cambio de carril, sensor de punto ciego y más), y sumará otras adicionales para la versión Limited. 

SsangYong Torres: primera impresión de manejo

Si hablamos de dinámica de conducción, el Torres es mucho más de lo que promete. Porque cuando uno piensa en un modelo 4x4 extremo, se imagina un auto duro, algo rebotador y con un habitáculo preparado para embarrarse y ensuciarse. Pero acá nos encontramos con un confortable SUV de uso urbano que no cambia su propuesta ni en los peores caminos.

La marca indica que trabajó mucho en el chasis para mejorar el aislamiento del habitáculo y reducir los niveles de ruido; el resultado es más que favorable. En el entorno de la Patagonia chilena donde rodamos, el viento predomina y los caminos son muy escarpados y con calamina; así comprobamos que casi no se filtran ruidos y lo bueno fue que en la cabina era posible mantener la conversación en niveles adecuados.

La suspensión se calibró para ser confortable y lo consigue gratamente. En carretera asfaltada mostró suavidad y bastante aplomo, con los rolidos de carrocería tradicionales en este tipo de modelos; por su parte, en el escarpado no hubo golpes ni cuando afrontamos baches realmente serios, ni tampoco rebotes molestos. Todo lo contrario, la sensación fue siempre que el SUV iba muy bien agarrado al camino. 

La tracción es automática y por requerimiento, aunque cuenta con un botón para bloquear las cuatro ruedas. En ambas condiciones, al menos sobre el escarpado seco y algo resbaladizo que transitamos, se sientió siempre en control, sin movimientos raros de la parte trasera. 

La duda que me queda es cómo funcionará en el off-road más extremo, en terrenos mucho más irregulares, como los que han dejado las lluvias en el país por estos días.

De partida, el despeje es menor a 20 centímetros, lo que no es mucho para un SUV que se precia de ser para la aventura. Tampoco son buenos sus ángulos dinámicos: 18,2° de ataque y 21,7° de salida, con menos 18° en el ángulo ventral. Nada destacado realmente. Al menos en nuestro trayecto no tuvimos topes en ninguna parte, pero habrá que tener cuidado con eso.

Algo muy raro es que al diseñar un SUV con clara orientación aventurera, SsangYong no haya optado por la caja de transferencia que usa el Rexton, por ejemplo, con bloqueo de diferencial y bajo. Puede que este sistema AWD funcione bien, pero al menos suena raro.

Vamos al motor, quizás el elemento más cuestionable de este modelo. El e-XGDi 150T es un buen propulsor, pero para un modelo de casi dos toneladas de peso parece pequeño, al menos en números. Son 163 caballos, que no son tantos, pero 280 Nm, que sí son suficientes. 

La gestión del tren de potencia es buena, la caja automática lo entiene bastante bien y es relativamente rápida. De nuevo, parece más enfocada en conseguir suavidad más que en explotar el torque. Las recuperaciones son correctas y si hay rebajas de marchas son imperceptibles.

Diría que este motor funciona bien en un 90% del tiempo o quizás más. Dependerá del uso y las condiciones, por cierto. En todo caso, transportar cinco personas en ciudad o carretera no serán problema para este Torres.

SsangYong Torres: conclusiones

El Torres apunta a sumarse a la moda de los nuevos SUV robustos con espíritu de aventura y lo hace con un diseño resminicente de los viejos SsangYong. En todo caso, no es uno de aquellos 4x4 de batalla. La marca prefirió configurarlo como un placentero SUV multiusos, más que atreverse con una propuesta mecánica más agresiva.

No es una orientación mala; de hecho, el uso, la clientela y las necesidades van por esta línea. Seguramente será un modelo exitoso, porque además, mantiene esa propuesta de valor que tanto nos gusta de la marca: dar un poco más (de comodidad, equipamiento o lo que sea) por un poco menos (de dinero).

Marcelo Palomino recomienda

Cuentanos que opinas