Tecnología

Jaguar Land Rover y su innovador proceso de reciclaje de aluminio

El proyecto Reality ayuda a reducir hasta en 26 % las emisiones de carbono en la fabricación de aluminio.

Jaguar Land Rover y su innovador proceso de reciclaje de aluminio

Las investigaciones de Jaguar Land Rover, enmarcadas en su Proyecto de Aluminio Reality, demuestran que un proceso de reciclaje innovador puede contribuir a darle una segunda vida a los residuos de aluminio procedentes de productos cotidianos y de vehículos al final de su vida útil, que se pueden emplear para fabricar nuevos automotores de alta calidad y así reducir las emisiones de COhasta en 26 %.

El proyecto de aluminio Reality hace parte de la estrategia Destination Zero de Jaguar Land Rover, la cual aspira reducir las emisiones de carbono y crear una sociedad más comprometida con el medioambiente. En este caso, los ingenieros utilizaron piezas de aluminio reciclado, que combinaron con una reducida cantidad de aluminio primario, para crear un nuevo prototipo de aleación que, tras someterse a pruebas, demostró una calidad similar a la del material actual que usa el fabricante.

El aluminio es uno de los materiales más reciclados del mundo y se puede fundir para crear nuevos componentes sin perder su calidad. En ese sentido, el aluminio reciclado posconsumo está presente en los artículos de uso diario, como latas de bebidas, aerosoles, envases para alimentos y tapas de botellas, pero no suele utilizarse en componentes de alta gama, como la fabricación de automóviles.

Casi 75 % del aluminio fabricado en Estados Unidos y en la Unión Europea sigue empleándose en la actualidad, mientras que la fabricación de aluminio reciclado requiere aproximadamente 90 % menos de energía que la producción de materia prima virgen.

Al recuperar el aluminio de grado automovilístico empleado en la fabricación de vehículos, Jaguar Land Rover puede reutilizar las excelentes propiedades en la mezcla, lo que reduce la necesidad de usar aluminio virgen en la fabricación del vehículo. Por lo general, la chatarra de los vehículos al final de su vida útil se exporta al extranjero para su reutilización para piezas o productos de baja gama, aunque las nuevas y avanzadas tecnologías de separación permiten el “super-reciclaje” para usar en el proceso automovilístico, de forma que ayuda a cerrar el ciclo y reduce el impacto medioambiental.

Jaguar Land Rover ha reducido sus emisiones operativas globales de CO2 por vehículo en 50,7 % desde 2007, así mismo, entre septiembre de 2013 y marzo de 2020, el fabricante ha procesado unas 360.000 toneladas de chatarra en ciclo cerrado del aluminio, para transformarse en la arquitectura ligera, con un elevado contenido reciclado, de los vehículos de todas las gamas de la marca, incluido el Jaguar XE.

Elkin Chávez recomienda

Cuéntanos que opinas