Vende tu carro
Test drive

Mercedes-AMG CLA 45 S, mezcla perfecta entre deportividad y elegancia

¿Quieres un auto verdaderamente deportivo, en el que también puedas llevar a tus amigos y que además sea muy refinado? Te lo tenemos y con estrella incluida.

Mercedes-AMG CLA 45 S, mezcla perfecta entre deportividad y elegancia

Hace algunas semanas les contamos que el piloto colombiano Óscar Tunjo, quien se desempeña actualmente como embajador de marca de Mercedes-Benz en Colombia, recibió un CLA 45 S para realizar su gestión. Bueno, pues bien, debemos confesar que en ese momento sentimos una extraña punzada en la parte alta del abdomen, asociada a la envidia, evidentemente.

Entonces, decidimos hablar con los amigos del Grupo Inchcape, representante de Mercedes-Benz en Colombia, para que nos hicieran el favor de prestarnos una unidad de dicho modelo y así poder calmar los latigazos de celos que nos generó la fortuna del brillante piloto colombiano.

Como diría Jack El Destripador: “Vamos por partes”. Lo primero a decir es que la integración de las marcas Mercedes-Benz y AMG, bajo la divisa Mercedes-AMG tiene el cometido de ofrecer un amplio portafolio de vehículos (en el mercado local están a disposición 15 modelos) que combinen adecuadas cuotas de deportividad, seguridad, comodidad y la última tecnología. El CLA 45 S cumple a cabalidad tales premisas y ofrece mucho más.

Mercedes-AMG CLA 45 S: diseño

Una particularidad de esta vistosa berlina es que ofrece una carrocería de cuatro puertas de estilo cupé, algo que parece incompatible con su estirpe deportiva, pero que no afecta en lo absoluto su desempeño; a cambio, eso sí, de favorecer un cómodo acceso a los ocupantes traseros.

A simple vista, el conjunto luce muy aerodinámico y con trazos estilizados, en donde resaltan los estrechos faros MultiBeam LED, con luces de carretera automáticas. Como parte del paquete deportivo, el CLA 45 S acoge un radiador de la estantería de AMG Performance, que cuenta con 12 lamas verticales y que sirve de telón de fondo para acomodar en el centro la enorme estrella que corona el frontal.

Los detalles estéticos que favorecen el coeficiente aerodinámico de este modelo son tan sutiles como efectivos, pero lejos de percibirse redundantes, aportan al concepto funcionalidad y buen gusto. En este apartado tenemos guardabarros delanteros más voluminosos, un faldón frontal tipo Jet-Wing (que realmente queda muy expuesto al superar obstáculos en la vía), entradas de aire más anchas, un splitter frontal, embellecedores laterales y retrovisores exteriores (eléctricos, abatibles y con sistema antideslumbrante) que se apoyan sobre la estructura de las puertas sin marco, para emular el aspecto de los cupés y deportivos de Mercedes-AMG.

La vista lateral delata el estilizado remate del techo, que se enmarca por una gruesa línea de diseño, bajo la cual se circunscribe el área de cristal, en donde el paral central negro favorece la unidad visual de esta zona. Por su parte, las manijas del color de la carrocería, los faros traseros que se insertan en la compuerta posterior, las dos unidades cromadas de doble escape, los rines de aleación cromados de 19”, el bonito detalle de la manija/logo que abre el baúl y donde también se oculta la cámara de reversa 360° y el enorme techo panorámico corredizo, son pinceladas que, en conjunto, crean una obra maestra de estilo, deportividad y elegancia.

Así mismo, hay toda suerte de recursos de ingeniería, que no son visibles y, sin embargo, garantizan máxima solidez estructural de este deportivo cuando se le exige en la vía. Entre otros, dispone de una placa de empuje o plancha de aluminio que se atornilla bajo el motor, para aumentar la rigidez torsional de la sección delantera del automóvil.

Dimensiones

  • Largo: 4.688 mm
  • Ancho: 1.830 mm
  • Alto: 1.439 mm
  • Distancia entre ejes: 2.720 mm

Mercedes-AMG CLA 45 S: habitáculo y equipamiento

Tan pronto se abren las puertas, la sensación racing se intensifica, quizás al percibir la baja posición de los asientos deportivos (con apoyacabezas integral) y los finos tapizados oscuros, incluido el techo, en los que resaltan las coloridas dobles costuras de contraste y los apliques cromados, particularmente en los paneles de las puertas, el timón y los difusores de la climatización.

En la cabina, cualquier elemento de contacto para el usuario tiene ese sello de calidad y buen gusto que caracteriza a los productos de Mercedes-Benz, pero que se maximiza al añadir las letras AMG.

El tapizado de símil cuero Ártico, la microfibra, los rojos cinturones de seguridad, los apliques en piano black (sin excesos y bien dispuestos en áreas donde no hay tanto contacto para evitar que se rayen), así como las molduras y los pedales en aluminio; todo se integra a la perfección para resaltar en paralelo tanto la deportividad con el refinamiento.

Sentados en el puesto del conductor, la atención se la roba la pantalla integral, que se crea al estar visualmente unidos el monitor del tablero de instrumentos digital de 10,25” y la pantalla del sistema de infoentretenimiento MBUX, también de 10,25”. Bueno, aquí si se requiere tiempo y curiosidad para “cacharriar” a lo largo de todos los menús disponibles, en los que prevalecen gráficas tridimensionales de muy alta resolución y con una interfaz realmente fácil de manipular.

A las bondades y la funcionalidad del sistema MBUX y de la interfaz Hey, Mercedes, se debe añadir que este modelo cuenta con indicadores específicos de AMG; por ejemplo, en el cuadro de instrumentos, el usuario puede escoger tres tipos de visualización (Clásico, Sport y Supersport) y se tiene acceso a indicadores específicos, que resultan ideales para los “gomosos”, como el menú Warm-Up (con indicación de temperatura del aceite de motor y del cambio, los ajustes del AMG Dynamic Select, el G-Meter (mide fuerzas de aceleración longitudinal y transversal) y el Racetimer, con cronómetro, tiempos por vuelta y tiempos por sector.

La consola central, también decorada con piano black, incluye panel táctil que hace lucir despejada toda esa área; además, se dispone de mando adicional con interruptores para manejar el ESP de tres niveles (Basic, Advanced, Pro o Master), el modo manual del cambio de marcha, la amortiguación adaptativa regulable e incluso, desde controladores específicos de acceso directo en el volante, también se puede regular el sonido del escape.

Por su parte, las plazas traseras, en configuración 40/20/40 y que se pueden abatir desde el área del baúl, resultan suficientemente cómodas para dos ocupantes; además, como su base está muy abajo, la caída del techo no compromete en mayor medida la comodidad de los pasajeros, si bien estos deben esforzarse un poco para acceder a estos puestos.

Curiosamente, las plazas posteriores de los extremos también cuentan con apoyacabezas integrados, más no así la plaza central; ello, en conjunto con la acusada inclinación del vidrio posterior puede comprometer en algo la visibilidad posterior.

Entre otros recursos a bordo, el Mercedes-AMG CLA 45 S cuenta con climatización automática (con salidas independiente para las plazas posteriores), control de crucero con limitador de velocidad, ayuda activa para parquear, paquete de integración de smartphone (CarPlay y Android Auto), levas de cambios en el volante, acceso sin llave, encendido por botón, iluminación ambiental de 64 colores, Head Up Display y sistema de carga inalámbrica para celular, entre otros.

Mercedes-AMG CLA 45 S: mecánica y seguridad

Este deportivo de cuatro puertas adopta un motor dos litros biturbo con turbocompresor, que se acomoda en disposición longitudinal y entrega 416 caballos de potencia y 500 Nm de torque, poderío que se administra a través de una transmisión automática AMG Speedshift de doble embrague y ocho marchas; el complemento ideal es la tracción integral permanente 4Matic.

Vale decir que el propulsor del CLA 45 S, mismo que usa el hatchback A45S, se fabrica en una línea de producción dedicada en Alemania, bajo la filosofía One Man, One Engine; esto supone una puesta a punto casi que personalizada, por lo que cada propulsor tiene una placa visible con el nombre del técnico que estuvo a cargo de su preparación.

El propulsor de altas prestaciones que anima al CLA 45 S tiene muchos refinamientos técnicos que son los responsables de su buen desempeño. Por ejemplo, la disposición del bloque se ubica de tal manera que el sistema de admisión se encuentra justo al frente, lo que no solo supone ventajas aerodinámicas, sino que además favorece que el flujo de aire tenga una vía de recorrido más corto.

Otras sutilezas técnicas que favorecen la mecánica de esta berlina deportiva son: la carcasa de la turbina del turbocompresor cuenta con dos conductos paralelos de flujo y canales separados en el colector de escape; así mismo, los ejes que soportan las ruedas del compresor y la de la turbina se apoyan sobre rodamientos, con el fin de minimizar la fricción mecánica.

Por otra parte, las camisas de los cilindros están recubiertos con Nanoslide, tecnología que desarrolló Daimler para minimizar la pérdida de fricción entre los pistones y los cilindros; de igual forma, las válvulas de escape son de mayor diámetro para optimizar los ciclos de admisión y escape. Adicionalmente, este motor recurre a un sofisticado sistema de refrigeración, para que las altas temperaturas que suponen las exigencias de potencia no comprometan el desempeño del propulsor y del turbocompresor.

En conjunto, todo ese compendio de detalles técnicos se traduce en un aumento del torque, incluso desde bajas revoluciones, y de una respuesta más espontánea en la aceleración, esta última también se favorece de la regulación electrónica de la presión de sobrealimentación.

Ahora, en cuanto a seguridad, el Mercedes-AMG CLA 45 S 4Matic+ cuenta con un listado de recursos muy generoso, que incluye siete airbags, sistema de frenos ABS, con discos autoventilados en el eje delantero y macizos en el eje trasero (aquí destacamos las vistosas mordazas rojas, que son más grandes que las del CLA convencional).

Además, dispone de sistema de frenos adaptativo (con Auto Hold), asistente de arranque en pendiente, programa electrónico de estabilidad con control de dinamismo en curvas, control de tracción, control de ángulo muerto, servofreno de emergencia activo, alerta de cansancio, sensor de pérdida de presión en las llantas y sistema de mantenimiento activo.

Mercedes-AMG CLA 45 S: desempeño

Con un peso vacío de 1.675 kilos, este modelo Mercedes-AMG ofrece una envidiable relación peso/potencia de 4,0 kilos por cada caballo. Eso justifica la animosidad que demuestra tan pronto se exige. A ello se suman las bondades del sistema activo de tracción integral AMG Performance 4matic+, el cual reparte el poderío justo y necesario entre las ruedas traseras, mediante la gestión del control de torque AMG, que prácticamente lo mantiene pegado siempre en el asfalto.

La muy acertada desmultiplicación de marchas de la transmisión, que se pueden gestionar desde las levas del deportivo timón, se complementan muy bien con la dinámica curva de torque que ofrece este motor desde la zona de bajas revoluciones, por lo que, incluso, sin apremiar a fondo el acelerador, hay poderío suficiente en todo momento.

Por su parte, cuando se rueda a altos regímenes de marcha, en los modos de manejo más exigentes, el motor se deja llevar hasta los 7.200 giros y siempre ofrece una agilidad más que destacada para un vehículo con su volumen y dimensiones.

Uno de los recursos que hace más animada y confiable la conducción del CLA 45 S, es el AMG Dynamic Select, cuyos programas de conducción adaptan de forma específica la propulsión y modulan la gestión del acelerador y de la transmisión para optimizar la marcha según se requiera.

Incluso, los más avezados disponen de la función Race-Start, el mismo launch control, el cual permite experimentar la máxima aceleración posible con el vehículo detenido. Si de emociones se trata, recuerda que este deportivo puede hacer el 0 a 100 km/h en cuatro segundos y desarrolla una velocidad máxima limitada de 270 km/h.

¿Quieres más diversión? Bueno, también existe la posibilidad que busques una buena carretera sinuosa en descenso y entonces, luego de seleccionar el modo manual y tras desactivar el ESP, se pueden usar las levas de cambio en el volante para optar por el programa de conducción Race; justo ahí se activa el Drift Mode, que permite hacer maniobras de sobreviraje controlado. Atención, esto es recomendado solo para usuarios con experiencia en pistas.

Considerando las buenas sensaciones que nos dejó la experiencia al volante del Mercedes-AMG CLA 45 S, los 39 km/galón que nos arrojó el consumo mixto de este bólido nos parecen acordes a sus prestaciones, que no tienen nada que enviarle a lo que ofrecen modelos más costosos, con motores atmosféricos y con mayor consumo.

Elkin Chávez recomienda

Cuentanos que opinas