Vende tu carro
Test drive

Suzuki Swift Híbrido, prueba de manejo al más económico del segmento

Este es un primer paso acertado si la idea es escalar al mundo electrificado, con una práctica tecnología y un favorable desempeño.

Suzuki Swift Híbrido, prueba de manejo al más económico del segmento

El segmento de Híbridos y Eléctricos (H y E) se ha vuelto uno de los más activos en los últimos meses en Colombia, no solo por la llegada de nuevos integrantes, sino por la variedad de tecnologías que se ofrecen, que van desde vehículos híbridos ligeros (mild hybrid) hasta propuestas 100% eléctricas.

Para tener una ideal del dinamismo de esta parcela de mercado, consideremos que en el más reciente informe del sector automotor entregado por la Asociación Nacional de Movilidad Sostenible (Andemos), se indica que en 2021 el rubro de H y E acumuló a finales de mayo un total de 4.734 unidades matriculadas ante el Runt, lo que supone un crecimiento del 238%, frente a los 1.398 registros en el mismo periodo del año pasado.

Los beneficios arancelarios y de IVA que aplican para todos los vehículos nuevos con etiqueta de híbridos o eléctricos que se comercializan en Colombia (independiente de su tecnología) ha permitido que lleguen a nuestro mercado propuestas que, en otras circunstancias, quizás no podríamos disfrutar. Justamente, este es el caso del invitado de turno, que proviene de Japón y llegó para posicionarse como el vehículo híbrido más económico del mercado colombiano.

Cabe indicar, que la hibridación no es nueva ni para Suzuki ni para este modelo, que lleva más de 30 años de presencia en Colombia, pues desde el último cambio de generación, en 2017, el Swift ya contaba con esta tecnología, incorporando un motor 1,2 litros y un paquete de baterías de 12 voltios, que estaba disponible para el mercado europeo.

Suzuki Swift Híbrido: diseño y dimensiones

Este vistoso hatchback subcompacto, que se comercializa en nuestro país en una sola versión, no tiene mayores cambios en la carrocería frente a su hermano de motorización convencional. Las principales diferencias radican en que la parrilla de tupidas líneas horizontales se reemplaza por un diseño deportivo de trazos poligonales que se remata con un blasón cromado que la divide horizontalmente; lo otro, es la adición de una luz antiniebla trasera, que hace parte de su equipamiento de norma al estar configurado para el mercado europeo.

Desde el punto de vista estético, el buen Swift luce vivaz, atlético y original; sus formas estilizadas evitan las aristas, resaltan el volumen del frontal y proponen una alta línea de cintura. En el paral posterior, la ingeniosa disposición de la cerradura vertical, que integra visualmente los marcos de las ventanas laterales y la zona posterior, lo camufla como un hatchback de tres puertas.

Los 3.840 milímetros de longitud del Switf lo hacen 323 milímetros más corto que, por ejemplo, un Chevrolet Onix Turbo RS, pero es 4 mm más ancho (1.735 mm) y 22 mm más alto (1.495 mm) que el hatchback de la marca del corbatín.

En el Swift Híbrido, las unidades de luces halógenas, con luces antiniebla delanteras y luz de circulación diurna, se complementan con unos rines de aluminio de 16” pulgadas, que lo calzan mejor que los aros de 15” que le corresponden a su hermano sin unidad híbrida.

Suzuki Swift Híbrido: equipamiento y seguridad

El hecho de estar configurado para el mercado europeo hace que la calidad y el nivel de ensamble de este hatchback sean favorables. Puede que su nivel de accesorios y recursos a bordo sea algo escaso, pero permite disfrutar una estancia placentera; incluye: aire acondicionado manual, tapicería en tela (se percibe resistente, pero suceptible a ensuciarse con facilidad), espejos eléctricos de ajuste eléctrico, volante multifunción, cuadro de instrumentos análogos, cámara de reversa (sin líneas guías dinámicas) y computador de abordo con monitor monocromático, entre otros.

Dos elementos para destacar del equipo de serie son la presencia del cargador inalámbrico para el celular y su sistema multimedia, que incluye Bluetooth, puerto USB y compatibilidad inalámbrica Android Auto y Apple CarPlay, todo se gobierna desde una pantalla táctil de 9” y cuenta con una interfaz muy intuitiva.

Las proporciones de este modelo resultan muy convenientes para que se desenvuelva con soltura en el tráfico urbano, a la vez que ofrece comodidad más que justa para transportar hasta cinco ocupantes (el túnel de la transmisión no incomoda, porque apenas si solbresale), quienes tienen a disposición un baúl con capacidad desde 242 hasta 918 litros, cuando se abaten por completo las sillas posteriores (60/40).

En cuanto a seguridad, se favorece de seis airbags, control electrónico de estabilidad, frenos con ABS y sistema de asistencia al frenado de emergencia, asistente de arranque en pendiente y anclajes Isofix, entre otros.

Suzuki Swift Híbrido: mecánica y desempeño

Cuando les presentamos la nota sobre el lanzamiento de este modelo híbrido en Colombia, les comentamos lo esencial sobre su motorización. Acá es importante aclarar que, si bien la versión mild hybrid tiene como base un propulsor 1,2 litros (K12C), este no es el mismo bloque que anima a sus hermanos 100% de combustión (K12M).

En el caso de nuestro invitado de turno, se trata de un motor 1,2 litros Dualjet, de 16 válvulas y doble VVT (admisión y escape), que genera 89 caballos de potencia y 120 Nm de torque máximo. Desde un simplista análisis de cifras, la relación peso/potencia de este conjunto es de 9,8 kilos por cada caballo. Sin embargo, lo diferencial aquí es la asistencia que brinda el Smart Hybrid Vehicle by Suzuki (SHVS), que tiene tres objetivos: reducir el consumo de combustible, generar menos emisiones y ofrecer un mejor desempeño a bajas revoluciones, al aportar una cuota extra de torque cuando más se necesita.

La tecnología de hibridación ligera de Suzuki cuenta con un Sistema Integrado de Generación y Tracción Eléctrica (ISG), el cual no solo cumple la función de un motor eléctrico, al alimentarse con una batería de iones de litio (acomodada bajo el asiento del conductor), sino que además es responsable de gestionar toda la carga eléctrica del vehículo, pues también se conecta a la batería convencional.

El tema es más sencillo de lo que uno se imagina. La idea es que el impulsor eléctrico aporta su torque (en este caso 50 Nm) justo cuando el motor de combustión tiene una baja cuota de par; por ejemplo, al arrancar o en el momento que se demande más fuerza en un ascenso.

En términos prácticos, esto se traduce en suavidad de manejo, porque hay tal poderío desdes bajas revoluciones que uno no requiere apremiar el pedal del acelerador a toda hora para exigir mejor respuesta del motor de combustión; de hecho, la percepción que se tiene es la de conducir un auto de mayor cilindrada, lo digo con toda propiedad, porque manejo a diario un vehículo compacto de 1,6 litros. A favor, también sobresale la precisa y modosa gestión de su caja manual de cinco marchas.

En general, la conducción es muy agradable, relajada y muy conveniente para el tránsito en ciudad; se destaca además que el reglaje de la suspensión (adelante, McPherson con espirales; atrás, eje transversal de torsión y espirales) está enfocado en la comodidad, lo que favorece el bienestar a bordo.

En todo caso, cuando el conductor exige el acelerador para llevar la aguja del tacómetro hasta la zona roja (6.200 rpm), notará con sorpresa que el motor no hace el corte de inyección, sino que mantiene la entrega; si esto se hace desde la inmovilidad, el auto progresará hasta los 60 km/h y cuando se cambia de marcha la caída será de unas 2.200 revoluciones.

Una de las grandes virtudes que tiene el Suzuki Swift es su capacidad para mantenerse muy bien plantado en la vía, algo en lo que contribuye mucho su generosa trocha de 1.520 milímetros en ambos extremos, la cual resulta 35 milímetros superior a la que ofrece el Mazda2 Sport, por ejemplo, otro hatchback de gran manejo. Gracias a ello y a la buena entrega del tren motor, resulta placentero y hasta adictivo acometer curvas con el Swift híbrido; obvio, no es un hot hatch como lo es su hermano el Swift Sport 1,4 turbo (que se comercializa en otros países de la región), pero le suma puntos de alegría a la conducción.

Con un precio de $64.990.000, el Swift híbrido se consolida como la opción de su tipo más asequible del mercado nacional, con las consecuentes ventajas que ello supone en términos de consumo de combustible, la practicidad de su sistema autorrecargable y la exención de Pico y Placa en varias ciudades. A lo que suma atributos como su buen desempeño, la calidad de ensamble y un conveniente equipo a bordo.

Elkin Chávez recomienda

Cuéntanos que opinas