Test drive

Prueba de manejo: Volvo XC40, refinamiento y emoción

El modelo más compacto de la familia XC demuestra los mejores modales en la vía y sorprende con sus recursos a bordo.

Prueba de manejo: Volvo XC40, refinamiento y emoción

Hace algunos días, Volvo Cars anunció que en el 2019 logró superar su récord mundial en ventas de su historia, al comercializar 705.452 automóviles, lo que supone un aumento del 9,8% en comparación con 2018. En el caso colombiano, las noticias también son favorables, pues según el más reciente Informe del Sector Automotor (diciembre 2019), presentado por Fenalco y Andi, el fabricante sueco superó a Audi en volumen de vehículos matriculados y se ubica en el tercer lugar del segmento Premium, con 1.498 unidades registradas el año pasado ante el Runt.

El buen desempeño del fabricante sueco es congruente con la calidad de su nueva generación de modelos, con los que conquista las preferencias fuera y dentro de nuestra frontera. La Volvo XC40 T5 R-Design que tuvimos a prueba en esta ocasión es fiel ejemplo de esa premisa; precisamente por ello en 2018 fue denominada “Carro del Año en Europa” y se roba todas las miradas por donde circula.

Como antecedente, digamos que hace algunos meses tuvimos la oportunidad de probar primero la elegante, adusta y muy ecológica XC60 T8, versión electrificada de la hermana mayor de la XC40, por lo que ya teníamos un parámetro muy alto antes de evaluar a la “menor” de la familia XC. Con sus 4,42 metros de longitud, esta compacta camioneta resulta 20,2 centímetros más corta que la XC60; también mide 8,6 cm menos de ancho (2,03 m) y tiene 6,1 cm menos de altura (1,65 m); adicionalmente, su distancia entre ejes (2,70 m) también es inferior en 16,3 cm con respecto a la XC60.

Diseño

Estéticamente, las bondades de la CX40 son elocuentes a simple vista; como sus hermanas mayores, está muy bien proporcionada y luce tan imponente como elegante, pero añade a la receta unas notas de deportividad y una pizca de juventud. El frontal es masivo, la línea de cintura es alta y ligeramente ascendente debido al particular diseño de las puertas traseras, lo que le resta algo de espacio a la zona de cristal, por lo que los niños y los pasajeros de talla baja, allí aomodados, pueden perder algo de panorámica desde el interior.

La vista lateral revela el particular diseño de las puertas, con un pronunciado pliegue cóncavo, el cual acentúa el volumen del conjunto. Otra particularidad de este SUV es que incluye techo flotante en color negro, el cual está a tono con los vidrios tinturados así como con las extensiones y los protectores plásticos, también de color negro, que bordean las zonas bajas de la camioneta. El concepto acá es destacar los volúmenes y darle protagonismo al color de la carrocería, que se puede escoger en cinco vistosos tonos.

Unidades lumínicas LED activas (con el típico diseño que emula la forma del martillo de Thor), espejos exteriores en negro, escapes cromados de tipo deportivo y enormes llantas en medida 235/55 R 18 complementan la imagen externa de esta camioneta.

Por su parte, la zona de carga ofrece una capacidad de 460 litros (40 litros más de los que ofrece, por ejemplo, la BMW X1), con el plus de tener interesantes recursos, como un piso que oculta algunos compartimentos de almacenamiento. Valido decir, en todo caso, que para favorecer su área de carga la camioneta dispone de llanta de repuesto temporal.

Interior

El habitáculo de la XC40 es muy parecido al que ofrece su hermana XC60. Los detalles de refinamiento y bienestar se advierten en cada elemento a bordo, desde las envolventes y deportivas butacas delanteras, hasta en los insertos y piezas metálicas que decoran elementos como el volante, las salidas de aire, las manijas de las puertas y los pedales tipo racing.

El hermetismo de la cabina, los dos tipos de cuero que integran los tapizados de las sillas y la gran cantidad de luz que deja filtrar el enorme techo panorámico y corredizo de doble sección hacen que el ambiente interior de esta camioneta sea ciertamente cálido, muy favorable para soportar los inviernos europeos, pero puede resultar apabullante en nuestra geografía, por lo que obliga casi que a mantener encendida la climatización, cuya gestión es muy eficiente y se destaca en este punto las salidas de aire para la zona posterior.

En el puesto de conducción la comodidad no tiene reparo, el asiento tiene un completo reglaje eléctrico y dispone de dos memorias. Aunque ambas plazas delanteras cuentan con un efectivo ajuste lumbar y extensión eléctrica de los colines, nos extraña que los ajustes de la silla del copiloto sean manuales; incluida una perilla de giro para inclinar el espaldar.

Las amenidades a bordo incluyen detalles como un panel de instrumentos digital de 12,3”, levas de cambio en el timón (de muy buen tamaño y dispuestas a buena distancia, incluso para conductores de manos pequeñas), puerta del baúl eléctrica de manos libres y una pantalla central de 9”, vertical, similar a la de sus hermanas XC60 y XC90. Salvo las luces, los desempañadores y los modos de conducción (que tienen un control independiente), el resto de recursos se pueden controlar desde el display central.

Considerando que la camioneta se orienta a un perfil de edad menor que el de las otras “XC”, se concibió un esquema de infoentretenimiento (Sensus) con un sistema de audio de alta desempeño y de ocho parlantes; obviamente con total conectividad para equipos Apple o Android, conexión USB y Bluetooth. También dispone de controles en el timón y el siempre práctico cargador de celular inalámbrico por inducción.

El bienestar a bordo es destacado para cuatro pasajeros, pues el quinto puesto se debe reservar para transportar un menor o alguien de talla pequeña, debido a que la comodidad está condicionada por el túnel de la transmisión y el prominente módulo que acoge las salidas de aire para la zona posterior. Un detalle acogedor son las sutiles y coloridas luces ambientales, que, en la noche, generan un ambiente muy relajado al interior; resaltan particularmente con el diseño del módulo que acoge la manija de la puerta.

Seguridad

Obviamente, esta camioneta no podía quedar relegada frente a la oferta de sus hermanas en el tema de la protección a bordo; en tal sentido, ofrece siete airbags, sistema de protección contra latigazo cervical en los asientos delanteros, ABS + EBA, control de estabilidad, sensores perimetrales, cámara de reversa, control de descenso y asistente de arranque en pendientes, monitor de presión de llantas, sensor de lluvia, freno de parqueo eléctrico, apertura sin llave y sistema Isofix, entre otros.

En cuanto asistencias de apoyo a la conducción, esta robusta y vistosa camioneta ofrece recursos como asistencia de mantenimiento de carril (que exige transitar sobre vías muy bien demarcadas para funcionar con propiedad) e incorpora la tecnología City Safety, un compendio de recursos tecnológicos orientados a evitar (cuando la velocidad es menor a 15 km/h) o atenuar las colisiones con vehículos, ciclistas, peatones e incluso animales; además ofrece modo nocturno.

El esquema de seguridad de la XC40 cuenta con aviso de colisión frontal con autofrenado, esto significa que, si el sistema detecta riesgo de una colisión inminente, los frenos se precargan para responder con mayor rapidez y, en caso de que el conductor no frene, se accionan los frenos en forma automática para mitigar o evitar el choque.

Desempeño

La versión tope de la camioneta más pequeña de la familia XC (T5 R-Design) se anima con un motor turboalimentado de cuatro cilindros y 1.969 cm3, que genera 247 caballos de potencia y 35,7 kg-m de torque, el cual está disponible entre 1.800 y 4.800 rpm. El dato de la relación peso/potencia de este SUV, de apenas 6,82 kilos por cada caballo (la del BMW X1 es de 8,97 kg/hp), evidencia las capacidades de su paquete mecánico, que se regula a través de una transmisión automática/secuencial de ocho marchas y tiene tracción permanente en todas las ruedas. En nuestra prueba de manejo obtuvimos un promedio de consumo de 36,5 km/galón.

En modo automático la XC40 ofrece una marcha suave y regulada, muy orientada para la conducción urbana; la progresión de cambios es apenas perceptible y en todo caso siempre hay poderío suficiente cuando se enfrentan pendientes o se hacen sobrepasos. Por su parte, cuando se deja de lado el “piloto automático” y se gestiona la camioneta en modo secuencial o en alguno de los cuatros modos de manejo disponibles (Confort, para uso diario; Dynamic, alto rendimiento; Eco, conducción eficiente y Off Road, tránsito en vías irregulares), es evidente el virtuosismo de su mecánica.

Particularmente, en modo Dynamic, la aguja del tacómetro deja progresar con mayor libertad cada marcha y gestionar los cambios con las paletas del volante se vuelve algo adictivo; justo entonces sale a relucir el lado más deportivo de este modelo, que además está muy bien balanceado y dispone de un destacable esquema de suspensión (McPherson, adelante e independiente atrás, en ambos casos con espirales y barra estabilizadora).

Considerando que la XC60 es relativamente ancha ofrece un conjunto muy estable y potenciado por su configuración AWD, características que le brindan agilidad particularmente en maniobras exigentes; la buena respuesta en la vía también se debe al buen tacto de la dirección, que cuenta con asistencia eléctrica y selector de sensibilidad.

Tal como nos sucedió con su hermana XC60, una de las grandes virtudes de este modelo es que ofrece la tecnología Pilot Assist, innovación que trabaja solidaria con el control de crucero adaptativo para brindar una cómoda conducción semiautónoma, lo cual nos permite mantener una velocidad previamente programada, pero sin preocuparnos de chocar con el vehículo que rueda delante, pues la XC40 es capaz de reducir la marcha y mantener una distancia de seguridad conveniente.

El espíritu más fresco y desenfadado de la Volvo XC40, así como su deportiva imagen y el gran desempeño de su mecánica, son virtudes que la convierten en una opción más que interesante en el segmento Premium de los SUV compactos. Está disponible en Colombia desde $129.990.000.

Elkin Chávez recomienda

Cuéntanos que opinas