Vende tu carro
Industria

SsangYong podría salvarse de la quiebra gracias a un posible comprador

La marca coreana está en serios problemas financieros y Mahindra no hace mucho por salvarla, pero Edison Motors podría ser el salvavidas.

SsangYong podría salvarse de la quiebra gracias a un posible comprador

A finales del año pasado, la situación estaba muy complicada para SsangYong, quienes cargan con una deuda de 55 millones de dólares. Mahindra, el fabricante dueño de SsangYong, tras los problemas causados por la pandemia del coronavirus, decidió salvarse solo y no poner ni un solo won más a los coreanos, obligándolos a conseguir comprador o financiamiento. Luego, la marca entró por segunda vez en el proceso de bancarrota y ahí nos quedamos, al menos hasta hoy.

La noticia viene del Nikkei Asia, quienes reportan que SsangYong podría tener un futuro comprador para dentro de poco, el emprendimiento empresarial coreano Edison Motors, quienes fabrican buses eléctricos desde hace seis años y que también desarrollan camiones comerciales. El plan de adquirir a SsangYong está en sintonía con los planes que tiene la marca de comenzar su proceso de electrificación, los cuales se alinean perfectamente con los desarrollos de esta startup. Así SsangYong podría pasar a ser la división de pasajeros del grupo y trabajar el plan de electromovilidad en conjunto.

En ese sentido, las razones por las que Edison Motors les ganó la partida a otros dos postulantes, fue el precio de la oferta, el potencial de recaudación de sus miembros y, por supuesto, su hoja de ruta para los próximos años. Si todo sale bien, la transacción se realizaría a finales de noviembre por una suma cercana a los 260 millones de dólares, con lo que las deudas se pagarían rápidamente y Mahindra podría sacarse a SsangYong de encima.

¿Qué falta por resolver? Como SsangYong está en suspensión de pagos (default), aún necesita la aprobación de la administración judicial para su venta.

¿Será por fin el golpe de suerte que necesita SsangYong? Recordemos algunos puntos clave de todo este embrollo:

  • SsangYong era una unidad de SsangYong Group, conglomerado surcoreano que se desintegró por la crisis financiera asiática de 1997. La división automotriz la compró SAIC en 2004, pero no logró la estabilidad económica que requerían y en 2009 pasaron a su primera administración judicial, siendo salvados por el grupo Mahindra & Mahindra.
  • El dato freak, por si eres bueno para las series: el trasfondo del protagonista de la serie El Juego del Calamar se basa en cómo SsangYong se tomó esta crisis, donde tuvo que despedir a 2.600 empleados de su única planta local en Pyongtaek. 974 trabajadores acogidos al sindicato no aceptaron el trato, lo que se transformó en una huelga, intervenida violentamente por la marca. En la serie no se habla de SsangYong, pero se habla de "Dragon Motors"; SsangYong significa "dos dragones".
  • Ahora, se repite la historia, donde SsangYong, en el 2020 tuvo que reducir en 20% su producción (unos 106.000 vehículos) y acogerse a un proceso de bancarrota, mientras Mahindra trata de deshacerse de ellos.
  • El fracaso de los fabricantes coreanos que no se llaman Hyundai o Kia: el caso de GM Corea es de sobra conocido y también algunos problemas que tiene Renault-Samsung Motors, ambos con eternos problemas con los sindicatos y otros desajustes con respecto a sus empresas matrices. Mientras GM prácticamente movió todo lo que hacía en Corea hacia China, con la gente de SAIC, Samsung venderá su participación en la sociedad con Renault.

Ojalá SsangYong logre la estabilidad económica tan anhelada para seguir en marcha. Habrá que esperar que sucede en las próximas semanas.

Jorge Beher recomienda

Cuéntanos que opinas