Vende tu carro
Test drive

Chevrolet Tracker Turbo 2021, prueba de manejo hasta el centro geográfico de Colombia

En un recorrido que superó los 500 km, comprobamos si el motor turbo de tres cilindros, es suficiente para las exigentes condiciones que se presentan en las vías de nuestro país.

Chevrolet Tracker Turbo 2021, prueba de manejo hasta el centro geográfico de Colombia

Ocho años después de su primera aparición en Colombia, llega la nueva Chevrolet Tracker Turbo, presentando cambios totales de diseño, conectividad, comodidad, y el principal, estrenando motorización, pues ahora es impulsada por un motor Turbo 1.2 litros de tres cilindros, alineándose con la nueva tendencia, motores más pequeños y más eficientes.

Vale la pena recordar que la primera generación de la Tracker que vimos en el país, contaba con un motor 1,8 litros, 4 cilindros en línea, generador de 138 caballos de potencia y 187,1 Nm de torque, que le permitían recorrer alrededor de 40 kilómetros por galón de combustible. Este es el punto que más llama la atención de la nueva Tracker Turbo, pues genera dudas, si su motor más pequeño y liviano, será capaz de impulsar satisfactoriamente al renovado SUV.

Bastantes kilómetros de prueba

La ruta elegida para la prueba, partió de la ciudad de Bogotá, hasta el obelisco, ubicado en el Alto de Menegua, en el municipio de Puerto López, Meta, monumento que representa el centro geográfico de Colombia. Durante el recorrido que sumó un total de 526 km, transitamos por las ciudades de Villavicencio y Bogotá y atravesamos de ida y regreso los túneles que facilitan el cruce por la cordillera oriental de Colombia.

El recorrido permitió alcanzar los 3.050 metros sobre el nivel del mar y bajar hasta los 365 metros sobre el nivel del mar, que es la altura de Puerto López, con lo cual tuvimos temperaturas entre los 10 y los 32 grados centígrados, obligando a circular con el aire acondicionado activado la mayor parte del tiempo.

Nos fuimos

Antes de iniciar el viaje, detallamos los cambios estéticos de la camioneta y el aspecto cambió considerablemente, destacándose las parrillas frontales con el gran emblema del corbatín de Chevrolet y las líneas laterales que proyectan un aspecto más alargado y aerodinámico. Al subir equipaje se nota que el baúl tiene una mayor capacidad, es posible almacenar hasta 393 litros y cuenta con un doble fondo ajustable en profundidad, permitiendo llevar equipaje de tamaño considerable, coches para bebés, talegas de golf y un sin número de elementos que no se podían cargar en la versión anterior, cuya capacidad rondaba los 300 litros.

La posición de manejo es bastante cómoda, el interior se percibe amplio, moderno y deportivo por los materiales utilizados en los asientos, tapizados de puertas, consola central y tablero. También ayuda al buen aspecto, la iluminación natural, potenciada por la inclusión de un techo panorámico, que permite disfrutar más del entorno a la hora de viajar.

De viaje, pero conectados

El paso siguiente, antes de iniciar la marcha, es el de conectarse a la camioneta, ya que además de poder emparejar el teléfono para hacer llamadas o compartir música, nos pudimos conectar al Wi-Fi 4G de la Tracker Turbo, una red mucho más potente que la de nuestros móviles y nos permitió estar conectados en todo momento, incluso al atravesar varios de los túneles que encontramos en la vía.

La tarea de conexión, monitoreo y operación de varias funciones se realiza por medio de una pantalla táctil de 8 pulgadas, que permite una fácil manipulación y navegación, sin distraer de la vía mientras se conduce.

En la parte central de los controles de instrumentos, se encuentra un clúster con pantalla a color, que permite navegar por hasta 14 niveles de información, como velocímetro y tacómetro, niveles de combustible y autonomía, así como alerta de cinturones de seguridad, entre otros.

La sensación de manejo es bastante agradable, la dirección es suave y precisa, la cabina está bien insonorizada, aislando los sonidos del motor y de la vía. Además se nota un buen sistema de suspensión, ya que al hacer trayectos largos, no hay sensación de cansancio o maltrato, lo cual se debe a la reducción en las vibraciones que pueden transmitirse a los ocupantes.

Cuenta con múltiples asistentes que facilitan la conducción, entre los que se encuentran: alerta de punto ciego (con alerte luminosa en la parte lateral interior de los espejos retrovisores), alerta de colisión frontal con frenado de emergencia, asistencia de parqueo y sistema OnStar.

¿El motor es suficiente?

Sí, lo comprobamos en condiciones bastante exigentes y particularmente en el ascenso hacia Bogotá, donde la Tracker Turbo nunca desentonó con otras camionetas de mayor potencia y pudimos seguirles el paso, sin exceder las 3000 revoluciones en las pendientes, manteniendo un ritmo constante y sin superar los límites de velocidad. En ningún momento se sintió colgada la camioneta y las maniobras de sobre paso de camiones se lograron sin dificultad.

Los 132 caballos que genera el motor 1.2 Turbo de 132 son más que suficiente para mover adecuadamente a esta camioneta, que tiene a la orden un torque de 190 Nm desde las 2.000 revoluciones por minuto. El motor de la versión Premier, que fue la que tuvimos en prueba, está acoplado a una caja automática de 6 velocidades, que pueden ser manipuladas desde la palanca de cambios, para controlar l camioneta en adelantamientos o durante los descensos para no sobre calentar los frenos.

¿Y el consumo de gasolina?

La Chevrolet Tracker Turbo que probamos llegó a las oficinas de Autocosmos montada en una grúa, con el tanque de combustible lleno, de allí salimos a una estación de servicio para repletar el tanque, solo le cupieron 3.000 pesos (0,36 galones) de gasolina corriente, con precio de $ 8.275 pesos en la estación de servicio que elegimos y a la que regresamos, al finalizar la prueba, para llenar el tanque de nuevo. Esta vez el llenado costó $ 90.304 pesos (10,91 galones). El resultado del ejercicio, es que recorrimos 526 kilómetros consumiendo 10,91 galones de gasolina corriente, obteniendo un promedio de 48,21 kilómetros por galón.

Este consumo es bastante favorable, teniendo en cuenta las condiciones de la prueba: recorridos en ciudad, en carretera, aire acondicionado activado en la mayor parte del recorrido y el regreso de Villavicencio hacia Bogotá es bastante exigente, por las pendientes pronunciadas, lo cual castigó bastante el promedio, que hubiera rondado los 50 km por galón.

Déjanos conocer tu impresión sobre la nueva Chevrolet Tracker y cuéntanos si el consumo te parece favorable.

Héctor Siza Morales recomienda

Cuéntanos que opinas