Test drive

BMW X2 M35i, primer contacto: Un lobo vestido de oveja

Elegante y sobria por fuera, cómoda y refinada por dentro pero con una fuerza y poder que la convierten en la candidata perfecta para suplir las necesidades y exigencias de los gomosos de la velocidad.

BMW X2 M35i, primer contacto: Un lobo vestido de oveja

Tomar el volante de una BMW X2 M35i en una vía angosta, poco pavimentada y  con muchas limitantes es todo un reto a la hora de hacer un test drive para este carro, cuya apariencia refinada hace pensar que difícilmente podrá sortear obstáculos o responder con rapidez en el camino.

La percepción cambia totalmente al accionar el botón de encendido y escuchar la potencia de su motor 2.0 litros y 4 cilindros turbo, capaz de desarrollar 306 caballos de fuerza y 450 newton metro de torque.

La sorpresa es mayor al presionar levemente el acelerador y descubrir que en menos de cinco segundos (4,9 para ser exactos) es capaz de subir de cero a 100 kilómetros y alcanzar después una velocidad de hasta 250 kilómetros, generando la confianza y tranquilidad que se necesita para enfrentar la diversidad de caminos.

El motor viene asociado a una caja de cambios automática Steptronic (sistema que transforma rápidamente el cambio automático de ocho velocidades a cambio manual) para disfrutar los tres modos de manejo: Eco, normal y sport.

Dos botones situados en la parte delantera del volante permiten pasar a marchas más cortas, mientras que otros dos en la parte posterior permiten cambiar a marchas más largas, facilitando la conducción sin tener que apartar la vista de la carretera.

Siguiendo la filosofía de BMW en sus modelos deportivos, el BMW X2 M35i incluye el sistema de tracción total xDrive, que reparte la fuerza en las cuatro ruedas y un diferencial autoblocante M Sport o  Limited Slip Differential (LSD) en el eje delantero para mejorar la capacidad de tracción y reducir la pérdida de arrastre en el eje delantero.

 

Se podría decir que es un auto avasallador y con mucha personalidad. Se adapta perfectamente a los cambios de terreno y responde con altura en todas las situaciones. Sus  acabados de color gris Cerium Gray crean un contraste bastante llamativo; los elementos que exhibe en su parte frontal, como las sutiles tomas de aire, muestran su imponencia y los detalles de conectividad, luces y sensores, generan una sensación de confort y seguridad.

La pantalla de 6,5 pulgadas ubicada en la parte frontal del carro permite una experiencia de navegación fácil y entretenida, que se articula con otros servicios como el bluetooth, USB, sensores de parking traseros, aviso pre-colisión, frenada automática en ciudad, faros LED y rines de aleación de 19 pulgadas.

Todo esto se complementa con una suspensión deportiva, faros antiniebla y elementos infaltables de seguridad como seis airbags, anclajes ISOFIX y frenos deportivos M, que incorporan discos autoventilados de construcción ligera para frenadas más cortas, incluso con una mayor carga térmica.

En este primer contacto con el modelo sólo nos faltó pista...

Héctor Siza Morales recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos