Vende tu carro
Autos clásicos

Renault Twingo cumple 30 años: pequeño, simpático y revolucionario

Se lanzó originalmente en 1992 y marcó un importante precedente para el segmento de los city cars, con un diseño tan práctico como impactante.

Renault Twingo cumple 30 años: pequeño, simpático y revolucionario

A propósito del actual Salón del Automóvil de París, hace 30 años en dicha pasarela el mundo conoció al Renault Twingo. Su simpático y colorido diseño, así como sus formas redondeadas y habitáculo funcional, solo podían ser fruto de su tiempo, los años noventa, época donde aún los autos tenían identidad y personalidad, no trataban de ser hiperagresivos y tampoco querían servir para todo a la vez.

Renault pidió un auto de entrada...

El W60 de Gandini. Las ventanas tienen algún esbozo que recuerda a Lamborghini.

La historia del Twingo es muy peculiar porque fue un proyecto que estuvo por cancelarse y que implicó ciertos riesgos; de hecho, el plan no era hacer un city car, sino buscarle un reemplazo al venerable "amigo fiel", el Renault 4, que la marca francesa revive justamente este año en la pasarela parisina. Pues bien, sería el modelo de entrada a la gama y, como tal, se bautizó el proyecto como VBG (Véhicle Bas de Gamme) en procura de buscar un auto más asequible de lo que en ese momento proponía el R5 (posteriormente el SuperCinq y también el Clio). Varios modelos se crearon desde 1981 hasta 1985, sin mucho consenso.

En algún momento, el proyecto quedó estancado con el nombre W-60, algunas propuestas y Renault no supo hacia dónde apuntar. Sin embargo, la fortuna del Twingo cambió cuando Renault contrató a Patrick Le Quément, quien asumió como nuevo Director de Diseño de Renault, sucediendo a Gaston Juchet, quien técnicamente era ingeniero, a pesar de que hizo carrera como asistente del brillante Robert Opron.

¿Por qué se estancó el proyecto VBG? ¿Por qué llegó Le Quément?

Bocetos. A la izquierda, el interior del Twingo por el equipo de Le Quément. A la derecha, una de las propuestas de Juchet.

Renault no la pasaba muy bien hacia finales de los ochenta y como ustedes saben, los diseños de los autos se planifican y a veces se "congelan" años antes de que se fabriquen. El plan con Le Quément era volver a reflotar a Renault para comenzar la nueva década con una propuesta renovada en diseño y con identidad francesa, pero Le Quément fue exigente y pidió cambios de fondo a la linea de trabajo que en ese entonces tenía la marca. Por ejemplo:

  • El departamento de diseño ya no respondería directamente a ingeniería
  • Abogó por tener más diseñadores y menos asistentes ingenieros
  • Demandó tener voz y voto en el directorio
  • Le Quément, como director, dijo que solo respondería directamente al CEO de la empresa, en ese entonces, Raymond Levy.

Con esto, Le Quément pudo además darle algo muy importante a Renault: identidad de marca, un concepto global que hiciera coherente el branding y los productos para que se pudiese hablar del concepto "Renault Design".

El Twingo, nuevamente en marcha

El Twingo, cada vez más cerca de su propuesta final.

A Le Quément le pusieron el proyecto en su escritorio, el cual se denominaría X-06. Junto al expediente del proyecto y su linea cronológica, le entregaron dos maquetas finalizadas. Una, firmada por Marcello Gandini (llamada W60 Concept) y la otra diseñada por Juchet. El presupuesto disponible era muy bajo, de apenas 700 millones de dólares. Las maquetas presentaban un modelo muy curioso: una especie de citycar con forma de monovolumen (en cuña) y de dos puertas. Le Quément creyó en el concepto y trabajó mucho en llevar esta propuesta a la realidad, considerando que además Renault había lanzado el Espace, un modelo pionero dentro del formato minivan. Es decir, este auto sería algo así como un Espace, pero de dos puertas, muy pequeño y para cuatro ocupantes.

El proyecto se definió en 1988, con el trabajo del exterior e interior delegados a Jean-Pierre Ploué y Gérard Gauvbry, aunque el mismo Le Quément fue quien definió dos temas clave en el Twingo: su distancia entre ejes (más grande que la del Clio) y, por supuesto, el frontal del auto.

El debut

Twingo es una mezcla de tres palabras: Twist, Swing y Tango.

El Twingo demostró ser un éxito inmediato, pues al cierre de su presentación en el Salón de París se reportaron 2.240 reservas. Gracias a este modelo es que Le Quément y su equipo pudieron trabajar exitosamente en hacer que Renault se volviese a considerar una marca relevante en diseño. No solo trabajaron libremente en más de 20 prototipos, sino que se les deben modelos como el Megane, el Scenic, el Kangoo, el Laguna, las generaciones noventeras del Espace y los revolucionarios Megane II, Avantime y Vel-Satis.

¿Qué hace al Twingo tan especial?

La idea del Twingo es hacer un city car lúdico y práctico, asequible y deseable. Con las ruedas en sus extremos y su diseño tipo monovolumen, lograba ser aerodinámico, luminoso, moderno y espacioso a la vez. Su banca trasera podía desplazarse hacia delante o hacia atrás para maximizar el espacio de carga o la comodidad de los pasajeros. Su consola era muy reminiscente de todos los miniautos ochenteros, con más bandejas y repisas en lugar de guanteras, pero todo con formas redondeadas, botones ergonómicos, acentos verdes e incluso, un tablero de instrumentos digital muy resumido. En principio se impulsó por un pequeño motor de 1,15 litros con 60 hp, que después evolucionó a una unidad con 16 válvulas y 75 hp; además de una segunda variante con motor 1,2 litros. Logró tres estrellas en las pruebas de Euro NCAP y se fabricó en Francia, Taiwán, España, Colombia y Uruguay.

Otro detalle importante del Twingo, al margen de su simpático rostro, era su propuesta estética, porque el auto debutó con un solo acabado y cuatro colores: amarillo, verde, rojo y azul, más una tapicería estampada azul con gráficas coloridas. A lo largo de su vida se presentaron nuevas versiones, un modelo convertible, más colores y un par de facelifts que modernizaban las luces y el equipamiento, incluyendo portavasos, aire acondicionado, elementos de seguridad más modernos, una transmisión automatica, rines de 14" y mucho más.

El Twingo de primera generación se fabricó hasta 2007 con 2.478.648 unidades producidas, aunque la producción en Colombia se extendió hasta el 2012, lo que elevó esa cifra hasta los 2,6 millones de unidades.

El Twingo después del Twingo

El modelo se extendió por dos generaciones más. La segunda (2007) trató de respetar algunos elementos del modelo original, alineándose con el lenguaje de diseño vigente de Renault. Por supuesto que ya no tenía la simpatía de antes, al margen de que su diseño era más deportivo y su propuesta igual de funcional que la original.

La tercera generación (2014) se desarrolló en conjunto con Daimler, tomando como base el Smart ForTwo, con cuatro puertas, ningún rasgo identitario del Twingo original y como punto clave de su desarrollo, concebido desde un inicio para adaptar un motor eléctrico, idea que resultó demasiado vanguardista para su época y que solo sirvió de utilidad hacia el ciclo final del modelo, puesto que en el 2020, Renault le dio forma al Twingo Z.E. (o E-Tech, posteriormente), llegando muy tarde al segmento de los city cars eléctricos. El propio Luca De Meo señaló que el Twingo sería descontinuado, producto de las normas Euro 7 y por la poca rentabilidad que le suponía a la corporación, además que los esfuerzos se orientaban hacia otros frentes. De hecho, el Twingo E-Tech es una propuesta que luce redundante al lado del Kwid E-Tech y será opacado en estilo por el futuro Renault 5 EV, que también debería reemplazar al Clio.

El capítulo Colombia

En 1995, en la planta de Renault-Sofasa de Envigado se ensambló el primer Renault Twingo en Colombia, iniciativa que llevó a cabo la compañía en desarrollo de una estrategia de ampliación de la gama. Desde entonces, el vehículo logró posicionarse como un ícono y referente del mercado, gracias a su diseño, siempre actual, y detalles que resultaron novedosos en el país para la época, como ofrecer un velocímetro y medidor de combustible digital. Por su parte, la potencia, el bajo consumo de combustible, el amplio espacio interior y su diseño fueron los pilares que consolidaron el éxito local del Renault Twingo.

Aunque en el resto del mundo, el Renault Twingo de primera generación dejó de fabricarse hacia 2007, en Colombia su demanda era tal, que Renaukl-Sofasa decidió alargar su permanencia en el mercado, lo que le permitió ofrecer el modelo que todos querían, pero cargado de diseño e innovación. En ese orden de ideas y considerando las necesidades de los usuarios, Renault-Sofasa fabricó 18 versiones de Renault Twingo, entre las que se destacaron: Renault Twingo Long Life Université, Renault Twingo CA Université y Renault Twingo Dynamique. Así mismo, la marca diseñó varias series limitadas, como:

  • Renault Twingo Fidji
  • Renault Twingo Blue
  • Renault Twingo Totto
  • Renault Twingo Soho
  • Renault Twingo Ü
  • Renault Twingo XBox 360
  • Renault Twingo Tattoo

Tras 17 años (hasta el 2012) de exitosa presencia en el mercado automotriz colombiano, Renault-Sofasa anunció la despedida del mercado de uno de sus vehículos insignia, luego de producir cerca de 100.000 unidades en su planta de Envigado. La mayoría de dichas unidades aún recorren nuestras vías y cuentan con el respaldo local del fabricante en materia de servicios posventa y disponibilidad de repuestos.

Luego de anunciarse el final del ensamble local del Twingo, a finales de 2012 la marca presentó en el Salón Internacional del Automóvil de Bogotá la siguiente generación de dicho modelo, esta vez de origen europeo; el nuevo Twingo llegó al país con un motor 1,2 litros de 16 válvulas, que entregaba una potencia de 75 caballos y un torque de 98 Nm, gestionado por una transmisión manual de seis marchas.

Esta imagen es muy interesante porque se logran apreciar cinco maquetas del Twingo para definir detalles. No tienen insignias, tienen distintas tapas de rueda y los interiores tienen asientos diferentes, con apoyacabezas verdes en algunos casos. Algunos, incluso no tienen las tres branquias sobre el capó.

El Renault Twingo de primera generación recuerda un poco al Mini, en el sentido de maximizar el espacio interior. Hoy, los city cars se orientan más a un formato tipo "mini-crossover" con mayor o menor éxito.

Se echa de menos la época en que los autos tenían propuestas lúdicas, honestas y con identidad. Actualmente, la mayoría de SUV son iguales, todos apelan a los mismos valores y la consigna es que tratan de ser y hacer de todo. Por su parte, el Twingo será recordado por siempre y es una linda enseñanza de vida que deja Le Quément, donde es bueno ser auténtico, aunque eso signifique disgustarles a algunas personas, que pasar por la vida siendo una copia tibia de muchas cosas para caerle bien a todos.

Jorge Beher recomienda

Cuentanos que opinas