Lanzamientos

Nuevo Peugeot 2008, probamos al nuevo rey de la manada

La segunda generación ruge mejor en diseño, desempeño y tecnología a bordo.

Nuevo Peugeot 2008, probamos al nuevo rey de la manada

El legado que deja la primera generación del Peugeot 2008 es más que significativo: desde que se presentó al mundo en el Salón del Automóvil de Ginebra, en 2013, se han comercializado en todo el mundo más de 1,2 millones de unidades, evidenciando que es uno de los modelos más populares y demandados en su segmento en Europa. En el ámbito nacional, 1.550 felinos 2008 alegran las vías colombianas.

La noticia es que la marca del león acaba de iniciar la preventa de la nueva camada 2008 en el país, a través de su plataforma digital y en tres versiones (Active, Allure y GT-Line), desde $84.990.000. Se trata de un modelo que arriba precedido de muy buenos comentarios y reconocimientos; por ejemplo, acaba de ser galardonado con el Red Dot Design Award en la categoría "Mejor Diseño de Producto".

Como introducción, digamos que la renovada camioneta francesa llega a Colombia para ganar más terreno en el competido segmento de los SUV, el cual ha duplicado su crecimiento en la última década, al punto que hay 28 marcas y cerca de 40 modelos intentando ganarse el favoritismo de los consumidores locales. La nueva 2008 se enfoca en el nicho de camionetas compactas que privilegian aspectos como diseño, refinamiento, tecnología y cierta exclusividad; precisamente, es ahí donde el Peugeot 2008 compite contra modelos como Honda HR-V, Jeep Compass o Mazda CX-30.

Nuevo Peugeot 2008: diseño y dimensiones

Mientras la primera generación 2008 se concibió más como una mezcla entre SUV y minivan, la nueva propuesta tiene una orientación más clara y madura sobre lo que es una verdadera camioneta urbana. Su nueva estética está inspirada en la evolución con la que sorprendió el renovado 3008, solo que el 2008 la apropia con acierto y lo eleva de nivel. Las formas robustas se delinean con trazos poligonales en toda la estructura, brindado una apariencia de solidez que lo favorece y orientan más al universo SUV.

Las líneas del capó y de los costados del 2008 son más marcadas que en su hermano mayor, dándole un carácter propio, pero en el frontal si se percibe la huella genética, con ese particular conjunto óptico de LED (incluye exploradoras con función de giro en la versión tope de gama) que emula unas fauces con grandes colmillos, lo que aporta cierta nota salvaje que atrae poderosamente y que ya adoptan otros modelos de la marca, como el nuevo 208.

Por su parte, la vista lateral revela cómo maduró positivamente el concepto del 2008 hacia el universo SUV. Tenemos una línea de cintura alta y ascendente, que se interrumpe por planos irreverentes que cruzan las puertas; en este caso, los contornos oscuros de los pasos de rueda y los rines de aleación bitono de 18 pulgadas (versión GT Line) proyectan una imagen más dinámica al conjunto, en donde los parales y el techo negro independizan visualmente estas áreas del resto de la carrocería.

En la parte posterior, las unidades ópticas adoptan la forma de una huella de garra, hay nervaduras muy marcadas y un parachoques que se instala en posición alta; el complemento es un baúl con 434 litros de capacidad. Al adoptar la plataforma CMP de Grupo PSA, esta segunda generación 2008 creció 14 cm a lo largo (4.300 mm) y casi seis cm de distancia entre ejes (2.605 mm); por su parte, el ancho quedó en 1.770 mm y la altura en 1.530 mm. Las nuevas dimensiones de dan más argumentos para enfrentar a sus rivales de segmento; en todo caso, por ejemplo, el nuevo felino resulta 95 milímetros más corto, 25 mm más angosto y 10 mm más bajo que el Mazda CX-30.

Nuevo Peugeot 2008: habitáculo y equipamiento

La cabina se inspira en la del 3008 y también hay muchos elementos nuevos que veremos pronto en la nueva generación del 208. En todo caso, a primera vista se destaca la impresionante calidad percibida, con materiales blandos al tacto en todos lados, mezclas de tonos y texturas, así como mucho detalle en piano black en la consola central, que combinan a la perfección con siete interruptores cromados que simulan estilizadas garras; cada uno se complementa con un control táctil adicional, para desde ahí gobernar todas las funciones a bordo.

En la versión probada, GT Line, el impacto visual recae en las dos vistosas pantallas de 10” que acompañan a esta variante. La primera es la del sistema de infoentretenimiento, que es flotante, táctil y con resolución HD (es de 7” en las otras versiones); además de ofrecer conectividad Apple CarPlay, Android Auto, Bluetooth y mirror screen, este recurso cuenta con navegación en 3D con GPS incorporado. No es el sistema más intuitivo del mercado, pero, bueno, con un poco de práctica todo resulta más sencillo.

Cuenta además con recursos como climatizador automático, vidrios eléctricos de un toque, espejos exteriores abatibles, cámara y sensores de reversa con vista 360°, así como reconocimiento de voz. También dispone de levas en el timón, acceso y encendido sin llave, iluminación ambiental programable hasta en ocho tonos, techo panorámico que se puede abrir (desde la versión Allure), sensores de luz y lluvia, llanta de repuesto compacta, cargador inalámbrico para celular y cuatro puertos USB, pero solo uno de los delanteros funciona para datos, el resto sirven para corriente.En cuanto al monitor que está justo frente al volante multifunción, se trata del i-Cockpit 3D, que da vida al cuadro de instrumentos en 3D; en realidad, es un gadget espectacular, único en su segmento y que realmente lo distinguirá en su categoría. Realmente el efecto holográfico simulado de visualización de la información, el moderno diseño del cuadro de instrumentos y un acabado de la cubierta que emula la textura de la fibra de carbón, transportan al conductor a la cabina de un avión.

La comodidad y sujeción de los asientos en tela con apliques de cuero es adecuada, pero se echa de menos el reglaje eléctrico, por lo menos para la silla del conductor; por su parte, en las bancas traseras se ganó en espacio para las rodillas de los ocupantes y el túnel de la transmisión ahora afecta menos la comodidad del quinto ocupante.

Nuevo Peugeot 2008: seguridad y mecánica

En cuanto a mecánica, bajo el capó del nuevo rey palpita un compacto y muy capacitado bloque de tres cilindros turbocargado de la familia PureTech, el cual entrega 155 caballos de potencia (130 hp en las otras versiones) a 5.500 rpm y un generoso torque de 240 Nm (230 Nm en las versiones Active y Allure) desde las 1.750 revoluciones. El nuevo propulsor del GT-Line genera 45 caballos y 90 Nm más que el motor 1,6 de aspiración normal que animaba la anterior versión 2008. Todo el poderío se gobierna con una caja automática/secuencial de ocho velocidades (de seis en las otras versiones).

En todas las versiones se destaca por el amplio listado de recursos en seguridad: dispone de frenos de disco, apoyados con sistema ABS y control electrónico de estabilidad; además cuenta con control de tracción, asistente de arranque en pendiente, monitoreo de presión de llantas, control crucero, limitador de velocidad y ocho airbags (cuatro en el Active). Considerando los alcances de su segmento, es comprensible que no ofrezca mayores asistencias dinámicas a la conducción. Finalmente, la versión Allure también añade freno de emergencia eléctrico y la GT Line incluye además cambio automático de luces altas.

Nuevo Peugeot 2008: desempeño

La versión tope de gama del nuevo Peugeot 2008 ofrece una mecánica realmente destacada, cuyo desempeño opaca a rivales con motores de aspiración normal de mayores cilindradas. El funcionamiento de este propulsor es muy gentil y basta con apremiar el acelerador para que el turbo exprese toda la fuerza del león sin demora y con una entrega muy controlada; pero si se quiere impresionar a los acompañantes o simplemente por diversión, el modo de manejo Sport explora el lado más salvaje de este felino, cuyo ronroneo está muy bien minimizado por la acertada insonorización de la cabina.

Como la máxima cuota de torque se hace desde muy bajas revoluciones, ello permite que esta camioneta tenga una reacción muy satisfactoria en arrancadas y sobrepasos, favorecida además por una relación peso/potencia de 8,1 kilos por cada caballo (9,6 kg/hp en las otras versiones), muy buena para un vehículo familiar; recordemos que antes era de 9,92. La única condición que exige este SUV para comportarse a la altura es llenar su depósito con gasolina extra.

Como la versión GT Line de este SUV reemplazó los rines de 16” por unos de 18”, ahora es posible hacer incursiones en terrenos irregulares con confianza; en este caso, potencia no le falta para superar los obstáculos, pero los 17 cm de distancia de despeje si exigen tener mucha prudencia.Considerando que no es modelo con AWD (de hecho, ni siquiera hay opción) es claro que el 2008 está enfocado para el uso urbano, por lo que brinda una conducción muy relajada y controlada, aspecto que se favorece en gran medida por el excelente ajuste de la cabina, por la rápida y precisa dirección con asistencia eléctrica, así como por el reglaje de la suspensión independiente, perfectamente calibrada para ofrecer la relación justa entre comodidad y control en cualquier condición de tránsito, en ciudad o sobre terrenos ásperos.

El nuevo Peugeot 2008 llega a Colombia a posicionarse en lo más alto de su segmento, pues en materia de diseño, tecnología, manejo y acabados es un producto difícil de igualar; ello se debe a que se concibió para el mercado europeo, que es el más exigente y competitivo del mundo.

Elkin Chávez recomienda

Cuéntanos que opinas