Tips y Consejos

Que el calor no afecte tus llantas

Las altas temperaturas de estos días pueden ser un enemigo silencioso en el desempeño de tu vehículo.

Que el calor no afecte tus llantas

Considerando las actuales condiciones climáticas en el país, con el predominio de días soleados y bastante calurosos, es preciso prestar especial atención a las llantas, puesto que dichas autopartes pueden sufrir mayor desgaste debido a las altas temperaturas que alcanza el asfalto (en promedio diez grados más que la temperatura ambiente), afectando directamente la goma.

Se debe considerar que la temperatura extrema del ambiente afecta la presión de las llantas; se estima que esta última puede incrementarse de 3% a 4% en condiciones de temperatura muy alta y en esa misma proporción puede disminuir cuando el frío del entorno es muy intenso. En cualquiera de los casos, el desempeño dinámico de la llanta se puede afectar; en tal sentido, los expertos de Goodyear hacen algunas recomendaciones para preservar la idoneidad de tales autopartes:

Ten en cuenta que, si las llantas están a baja presión y hay calor extremo, la banda de rodamiento se calentará más rápido y mantendrán mayor temperatura, debido a que hay mayor superficie de contacto. Eso ocasiona un desgaste más acelerado de la goma y se estima que la vida útil de la llanta puede reducirse hasta un 15%; adicionalmente, la baja presión también genera mayor consumo de combustible, pues se requiere mayor potencia para desplazar el vehículo.

En cualquier caso, asegúrate de que la presión de las llantas del vehículo sea la indicada por el fabricante, ello garantiza que se desempeñen bien en cualquier condición climática, optimiza la distancia de frenado y racionaliza el consumo de combustible. Además, recuerda que la medición de la presión debe hacerse cuando las llantas estén frías.

Por otra parte, si bien es cierto que en cualquier condición climática siempre es importante revisar el estado del dibujo de la llanta antes de iniciar cualquier viaje, resulta aún más importante hacerlo en zonas de alta temperatura. En condiciones normales se recomienda realizar el cambio de llantas cuando la profundidad del labrado está por debajo de 1,6 mm; sin embargo, en entornos de calor extremo es conveniente hacerlo cuando la profundidad es inferior a 2 mm.

Finalmente, ten en cuenta que la actitud del conductor también puede comprometer la durabilidad y el desempeño de las llantas, lo que se maximiza en condiciones de calor extremo; en tales circunstancias, recuerda que el riesgo de pinchazo o de que se reviente un neumático es mayor. En la medida de lo posible, se recomienda conducir suave, evitando las frenadas y los giros muy bruscos; de igual forma, lo más indicado es transitar a velocidad moderada, pues al ir más rápido se genera mayor fricción, lo que contribuye a aumentar la temperatura.

Elkin Chávez recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos