Lanzamientos

Primer contacto con el nuevo Porsche Cayenne Coupé

Colombia es el segundo país de la región en lanzar este nuevo modelo.

Primer contacto con el nuevo Porsche Cayenne Coupé

En el marco del Porsche World Roadshow (PWRS), la exhibición itinerante más exclusiva que realiza cada año la marca alemana en contados países, Colombia tuvo la fortuna de ser el segundo país de la región (después de Chile) en conocer al “big boy” más reciente de la marca alemana. Se trata del nuevo Porsche Cayenne Coupé, un modelo que se revela como el cruce genético perfecto entre una Cayenne y un Panamera.

Fue ya hace más de una década que BMW sorprendió al mundo al dar a luz el primer SUV cupé, su imponente X6; desde entonces, los fabricantes de modelos premium han descubierto un filón de posibilidades y de entusiastas para tales vehículos, los cuales ofrecen máxima deportividad, pero sin caer en la discriminación de pasajeros a la que están limitados los biplazas.

La nueva variante de carrocería añadida a la tercera generación del SUV más grande de Porsche luce impactante. El Coupé incluye todos los elementos destacados del actual Cayenne, con un diseño más dinámico y nuevos detalles técnicos que lo posicionan como un modelo más progresivo, atlético y emocional”, dijo en la presentación Jorge Behar, Gerente General de Autoelite, el importador exclusivo de Porsche en Colombia.

La versión cupé del Cayenne es 20 milímetros más baja (1,76 metros) y 13 milímetros más larga (4, 93 metros), frente a su hermano el SUV. Obviamente, el rasgo estético característico es el remate de sus limpios trazos en la zona posterior, que implicaron un rediseño en la compuerta del baúl y el guardabarros; otro detalle particular es la inclusión de un alerón posterior adaptativo (se extiende hasta 135 mm), que también está presente en el Cayenne Turbo. Por su parte, la vista lateral revela que el parabrisas y el paral delantero acusan mayor inclinación.

La primera impresión en el habitáculo es que resulta más claro, en virtud a que este modelo estrena un techo panorámico de cristal de 2,16 metros cuadrados de área, el cual opcionalmente se puede reemplazar por uno de fibra de carbono, que minimiza en poco más de 20 kilos el peso total del vehículo.

Una diferencia con la versión SUV es que, de serie, el nuevo cupé solo ofrece espacio para dos pasajeros en la parte posterior; sin embargo, sin costo adicional se pueden pedir los asientos estándar del Cayenne; un detalle en este aspecto es que los pasajeros de atrás quedan con una posición 30 milímetros más baja, lo que condiciona un poco su visibilidad frontal, pero eso permite que se puedan acomodar sin problema ocupantes de talla grande en dichas plazas.

Considerando la pronunciada caída de la línea trasera resultan más que aceptables los 625 litros de capacidad que ofrece el baúl (apenas 20 litros menos que en el SUV), la cual se puede ampliar hasta 1.540 litros. En cuanto a equipo de serie a bordo, la oferta es generosa e incluye refinamientos como dirección asistida Plus variable según la velocidad (muy perceptible en manejo en pista), rines de aleación de 20 pulgadas, sistema de ayuda al estacionar (delantero y trasero) con asistencia de cámara posterior, sistema de amortiguación adaptativa Porsche Active Suspensión Management (PASM) y paquete Sport Chrono.

También están disponibles en forma opcional tres paquetes deportivos ligeros, que aparte del techo de fibra de carbón, adicionan elementos Sport Design, como nuevos rines GT Design de 22 pulgadas, asientos con la parte central en la clásica tela ajedrezada, así como detalles interiores en fibra de carbón y Alcantara; incluso se dispone de un sistema de escape deportivo para el Cayenne Turbo Coupé.

En Colombia, el nuevo SUV cupé está disponible con tres motorizaciones de alto rendimiento: el Cayenne Coupé ($377.900.000) se anima con un motor V6 turbo de tres litros que entrega 340 caballos de potencia y 45,9 kg-m de torque; la segunda gestiona al Cayenne S Coupé (desde $512.900.000) y es un V6 biturbo de 2,9 litros que eroga 440 caballos y 56,1 kg-m de torque; finalmente, el Cayenne Turbo Coupé (desde $804.900.000) se impulsa gracias a un V8 biturbo de cuatro litros que genera 550 caballos de potencia y 78,5 kg-m de torque.

En nuestro breve contacto en el Autódromo de Tocancipá (2.600 metros de altura) tuvimos la posibilidad de conducir el Cayenne Turbo Coupé. El acceso y la posición de manejo son prácticamente iguales a los que ofrece su hermano SUV, solo que en esta versión el asiento del conductor cuenta con 18 reglajes, por lo que encontrar la posición de manejo óptima no es problema.

Como en cualquiera de los deportivos biplazas de la marca, el tacto y la gestión de los controles es impecable, suave y agradable. Configurar los ajustes de conducción es muy intuitivo, gracias al monitor táctil de 12,3”, desde donde se puede seleccionar alguno de los cuatro modos de conducción (Normal, Sport, Sport Plus o Individual), la configuración de la suspensión regulable adaptativa (PASM) o la neumática, que ofrece tres niveles de dureza: Normal, Sport y Sport Plus.

Pensar en prestaciones deportivas para un vehículo que pesa 2.275 kilos es una locura, salvo que tenga el logo de Porsche en la parrilla; en este caso, el cupé alemán alardea al ofrecer una relación peso/potencia de 4,14 kilos por cada caballo, por lo que se entiende que pueda acelerar hasta los 100 km/h en apenas 3,9 segundos y desarrollar una velocidad máxima de 285 km/h. Gracias a su descomunal torque, este Cayenne supera la inercia con una facilidad realmente sorprendente.

Agilidad y entrega son los atributos que podemos destacar al volante de este corpulento SUV, cuya entrega de potencia no tiene la crudeza e ímpetu que solemos esperar en los deportivos “puros”; mejor aun, la gestión de su tren motor está acertadamente dosificada y a entera disposición cuando se demande. Pese a la perfecta insonorización de la cabina, el ronroneo del motor alegra los oídos del conductor y pareciera no agotar esa reserva de potencia a la que siempre se puede acudir.

Intentar mirar desde el retrovisor el accionar del alerón adaptativo de gestión eléctrica es complicado, pues la inclinación y el reducido tamaño del vidrio posterior dificultan la visibilidad; sin embargo, este artilugio se acciona en forma automática al circular a más de 90 km/h, aunque el conductor también lo puede activar desde la pantalla central.

Mención aparte merece la maniobrabilidad del conjunto, privilegiada por la ya mencionada dirección asistida Plus variable y por la generosa trocha del cupé (1,6 metros en ambos extremos); gracias a ello, el Cayenne Coupé siempre está bien apoyado y cruza con mucho aplomo, hasta nos hace olvidar que la báscula lo acusa injustamente de sobrepeso.

El balance final es que, así como BMW y Mercedes-Benz han tenido éxito con sus SUV cupés (X6 y GLE Coupé), Porsche tiene más que asegurado la aceptación de su nuevo integrante, el cual, al mejor estilo del cruce entre sementales equinos de raza, logra sacar el mejor provecho de la genética de sus progenitores.

Elkin Chávez recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos