Tips y Consejos

Prepárese para reducir los riesgos al conducir bajo la lluvia

Pérdida de visibilidad, estabilidad y agarre son algunos de las consecuencias de transitar en condiciones de lluvia o en superficies húmedas.

Prepárese para reducir los riesgos al conducir bajo la lluvia

La temporada de lluvias que se presenta actualmente en Colombia, ha llevado a los expertos de Cesvi Colombia, a advertir sobre los peligros a los que se exponen los conductores al transitar en medio de aguaceros, ya que la lluvia cambia drásticamente las condiciones de circulación.

Los expertos advierten, que a pesar de que la industria automovilística ha tratado de mitigar riesgos mediante sistemas que apoyan la labor del conductor (frenos ABS, dirección asistida, sensores, control de estabilidad, control de tracción, entre otros) la conducción bajo la lluvia o sobre carretera húmeda tiene riesgos propios, como la pérdida de visibilidad y el hidroplaneo - principalmente, que obligan a tomar acciones para mitigar el riesgo

Visibilidad          

Cuando se presenta la lluvia, las condiciones de visibilidad disminuyen. Razón por la cual se debe reducir la velocidad, de tal forma que el conductor cuente con el tiempo y la distancia suficiente para reaccionar. De forma simultánea, el vidrio panorámico puede empañarse y de ahí que se debe contar con un buen sistema de desempañamiento que permita orientar corrientes de aire entre el ambiente y el interior del habitáculo de pasajeros.

Contar con buenas plumillas limpiaparabrisas y velocidad constante de barrido, y no olvidar lo importante de ver y ser visto, hace necesario el uso de luces durante la lluvia, así sea en horario diurno.

Hidroplaneo

La pérdida súbita de adherencia de los neumáticos sobre la vía sucede cuando alguna rueda patina, situación conocida como hidroplaneo o acuaplaneo. Esto sucede cuando alguna llanta entra en un empozamiento de agua y, al colapsar su capacidad de expulsión del líquido, se genera una película suficiente como para separarla del pavimento, generando el patinado y la pérdida de control.

Este fenómeno puede ocurrir en cualquier tipo de vehículo y llanta, pero se acentúa en autos sin Control Electrónico de Estabilidad (ESC), a velocidades moderadas y con llantas con poca profundidad de labrado.

Presión de inflado de las llantas

Una llanta con exceso de presión de inflado pierde su capacidad de agarre contra el pavimento, y más cuando llueve; por el contrario, un bajo inflado la hace deformarse y, también, perder adherencia. Por tal motivo es preciso atenerse a la recomendación de inflado del fabricante de vehículo.

 Recomendaciones

* Realice una revisión de labrado y profundidad de los surcos de los neumáticos. El mínimo legal en Colombia es de 1,6 milímetros. No olvide verificar la presión de inflado de los neumáticos, según el fabricante del vehículo.

* Mientras mayor sea el desgaste de los neumáticos (menos profundidad del labrado), menor será la eficiencia y por ende mayor la distancia del frenado.

* Los limpiabrisas deben estar en buenas condiciones para que realicen un barrido rápido y constante del agua. Deben cambiarse una vez al año.

* Aumente la distancia de circulación detrás de otros vehículos y más si son comerciales o de carga. Así disminuye la niebla de agua y barro que tanto ciegan la visibilidad.

* Haga uso de la calefacción a tope o, mejor, el aire acondicionado. El aire seco ayuda a mitigar el efecto de la humedad del ambiente impidiendo que se empañe el vidrio panorámico.

* Disminuya la velocidad en la conducción en tramos húmedos, encharcados o durante cualquier intensidad de lluvia.

* No realice maniobras fuertes en la dirección o frenos, pues considerando la pérdida de adherencia de los neumáticos sobre la vía, puede presentarse fácilmente pérdida de control del vehículo.

Fuente: Cesvi

Héctor Siza Morales recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos