Novedades

Rolls-Royce tiene como objetivo crear un avión eléctrico

La empresa británica haría uso de la tecnología de la Fórmula E.

Rolls-Royce tiene como objetivo crear un avión eléctrico

En Reino Unido se está desarrollando el que será el avión eléctrico más rápido del mundo. El gobierno británico impulsa el programa ACCEL (Accelerating the Electrification of Flight) que como su nombre lo indica, busca llevar la electrificación por los aires de manera masiva. En este proyecto se embarcan desde el Instituto Aerospacial Tecnológico británico hasta ingenieros provenientes de la Fórmula E, con Rolls-Royce a la cabeza. Sí, la marca sinónimo del lujo sobre cuatro ruedas.

¿Pero no era que fabricaban autos? Hay dos motivos muy válidos para que Rolls-Royce fabrique un avión. El primero, es que la marca británica es uno de los principales proveedores de motores para la industria aeronáutica a través de su división Rolls-Royce Holdings plc. No sólo de motores a reacción como los que puedes encontrar en varios de los Airbus actuales, sino que su historia también abarca el período de motores a pistón, como el célebre Merlin V12 que impulsaba al mítico Supermarine Spitfire en la SGM. Si hablamos en términos industriales y comerciales, Rolls-Royce tiene mucho más que ver con los aviones que con los autos.

¿El segundo motivo? Porque pueden. Esto no sólo le sirve a la división aeronáutica de Rolls-Royce, sino a toda la marca. Demostrar que su “Espíritu de Innovación”  se mantiene intacto no sólo habla de la capacidad tecnológica de la firma sino de todo lo que significa el uso que se hace la misma. La historia misma los respalda, el 2 de junio de 1910, Charles Rolls se convirtió en el primer hombre en hacer un doble cruce sin escalas en avión del Canal de la Mancha, y bueno, también fue el primer británico en morir en un accidente aéreo, cosas que pasan.

Si hablamos de marcas de lujo que saltan a los cielos, podemos decir que no son los únicos, ya que es imposible no comprar este desarrollo con los de otros grandes pioneros también vinculados a los autos como Ettore Bugatti, quien también quiso romper los paradigmas de diseño y velocidad con el fantástico 100P.

Hablemos del avión

El “Espíritu de Innovación” del proyecto ACCEL consiste básicamente en poner el mayor potencial eléctrico disponible en un avión para que sea capaz de llegar a los 483 Km/h y mantenerse a esa velocidad por 40 minutos, lo que sería suficiente para realizar un vuelo entre Londres y París. Para lograrlo, este avión se vale de 6.000 baterías de litio refrigeradas, que entregan mas de 500 hp mediante tres motores eléctricos 750R provistos por YASA. Esta potencia hace que la moderna hélice de tres aspas gire a 2.400 rpm.

El inversor de corriente trabaja con 750V, voltaje similar a los que tiene un monoplaza de Fórmula E. Imagínense que las baterías se calientan bastante, y según Rolls-Royce, mantenerlas refrigeradas y estables fue uno de los principales desafíos en el diseño del avión.

Todo lo que se vé por fuera responde a los criterios de un avión que busca romper un récord de velocidad, vemos un fuselaje que maximiza el rendimiento aerodinámico con una cabina para el piloto similar a un caza, pero bien retrasada para darle lugar al paquete de baterías y motores. Un detalle particular son las puntas de las alas, curvadas hacia atrás, con un diseño que nos recuerda ligeramente a los monoplanos de principios del SXX.

Se espera que el avión de Rolls-Royce realice su vuelo récord en 2020. Hasta entonces seguramente iremos teniendo novedades sobre su desarrollo. 

 

Proyecto ACCEL

Ezequiel Las Heras recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos