Vende tu carro
Novedades

Así se fabrican los vidrios de los automóviles

Los hay de todos los tamaños, formas y aplicaciones; siempre habrá uno disponible para tu vehículo.

Así se fabrican los vidrios de los automóviles

Encargados de brindar hermetismo, así como de mejorar la habitabilidad, la seguridad y la comodidad, los vidrios del auto (parabrisas, ventanillas o techos panorámicos), están sujetos básicamente al mismo proceso de elaboración y de homologación con respecto a las especificaciones de cada marca y vehículo, razón por la que algunas veces encontramos el mismo cristal en diferente modelo de auto. Actualmente, los requerimientos de las industrias de construcción, decoración, seguridad y automotriz, permiten evolucionar los procesos con fines de certificación o eficiencia; sin embargo, la técnica esencial se mantiene.

A continuación, te mostraremos en pocos pasos el proceso que debe tener el vidrio de un automóvil para que quede perfecto antes de instalarse.

1. Corte

Todos los vidrios de los autos vienen de una hoja madre, en este caso, por cuestiones de seguridad, debe ser de un vidrio laminado. Mediante un proceso de vectorización y medición digital, se corta el molde del cristal requerido, según la aplicación o marca/modelo del vehículo en cuestión.

2. Canteo

Una vez que se obtiene la forma del vidrio deseado, es necesario ingresar la pieza a la máquina de canteo para que esta retire todas las impurezas y filos de los bordes. De esta manera, el cristal comienza a ser más seguro, tanto para su manipulación como para los siguientes procesos.

3. Serigrafiado

Seguramente has notado que las ventanillas de algunos autos cuentan con un marco de tinta; a eso se refiere el término "serigrafiado". Este proceso se lleva a cabo antes de templar el vidrio, de esta manera el material se sellará haciéndose indeleble.

4. Templado

En este proceso, el vidrio se somete a temperaturas que forjan su resistencia. Parabrisas, ventanas, laterales y techos corredizos obligatoriamente requieren de este proceso para “blindar” las especificaciones de seguridad que marcan las normativas internacionales.

5. Curveado y templado

Durante el proceso de templado, el cristal también puede adquirir las curvas y formas que requiera el vehículo. La maquinaria especializada se encarga de darle la forma correcta, al mismo tiempo que lo somete a temperaturas determinadas. Luego de este proceso, la pieza, además de tomar la forma deseada, adquiere mucha rigidez y prácticamente está lista para instalarse.

Hemos resumido el proceso en cinco pasos, pero es importante mencionar que cada uno de ellos requiere de tiempos y especificaciones que dependen del componente que se fabrique. Si trasladamos esto a las necesidades de la industria automotriz mundial, son toneladas de horas, procesos y cristal lo que se requiere para que un vidrio llegue a tu auto.

Jonathan Miranda recomienda

Cuentanos que opinas