Novedades

Homenaje a Jim Dunne, precursor de las fotos espía

Quizás no fue el primero, pero fue quien popularizó e impulsó el periodismo de espionaje en el mundo automotriz.

Homenaje a Jim Dunne, precursor de las fotos espía

La ingenuidad de niño, nunca me hizo darme cuenta de que el periodismo del motor iba a ser el recurso que iba a utilizar para canalizar mi pasión por los autos, aun teniendo las señales en mis propias manos. Desde muy chico, fomentado por mi familia, leí muchas revistas de autos como Motor Trend, Car, Automóvil, Milautos, Aventura 4x4, Solo Auto, Motor16, Car & Driver, Road & Track, Top Auto, entre otras. Probablemente el primer nombre que comencé a seguir, gracias a esta creciente colección, es el de Jim Dunne. Siempre me gustó el reporteo de espionaje, porque te dejaba entrever lo que las marcas hacían en la fase de desarrollo. Así fue creciendo un fetiche personal que tengo en la actualidad con los mule car (mulas de desarrollo), autos camuflados y prototipos ensamblados con piezas extrañas, solo con el fin de ir acelerando el proceso de investigación y preparación para un modelo nuevo. 

Jim Dunne, quizás no fue el primero, pero gracias a él existen las secciones de fotos espía en todos lados. Hoy claramente, el auge de los smartphones y las cámaras portátiles, así como las redes sociales, han transformado a fanáticos y curiosos en verdaderos ninjas y spotters, viralizar una foto en instantes. Pero antes, era un tema y Jim, que es de profesión periodista, se lo tomaba con la rigurosidad de pocos.

El Jaguar XK8, también espiado por Dunne para Car & Driver, disfrazado de Shooting Brake.

La leyenda

El mismo ha declarado en algunas entrevistas, que las fotos espía datan de 1950 y que se colaban en algunos diarios. Pero él fue definitivamente quien lo hizo "profesional" generando una relación de amor/odio con muchas marcas de auto, así como enormes golpes noticiosos en una época donde el acceso a la información era mucho más complicado que hoy en día.

La fotografía que marcó su inicio en todo esto, fue el anticipo del Chevrolet Corvair en 1964 tomada desde un pequeño escondite en las afueras de los cuarteles de Chevrolet, a meses de su debut. Estas fotografías se realizaron para Popular Science, publicación para la cual trabajaba como editor, pero también como fotógrafo. Luego pasó a Popular Mechanics (o Mecánica Popular), transformada por bastantes años en su casa, si bien el vendió sus fotografías a muchísimos medios.

No importaba el desafío, si había que esperar en la nieve o en el desierto para que pasara un convoy de vehículos de prueba, Dunne esperaba con paciencia. Se conocía todos los puntos frecuentes de pruebas en Estados Unidos, tenía sus escondites y hasta llegó al extremo de comprar una pequeña parcela contigua a un centro de pruebas de Chrysler para evitar problemas con la ley, a lo que Chrysler respondió levantando un muro, cuando se dieron cuenta.

Siempre de traje, pasaba por un gerente o ejecutivo, colándose en algunos lugares donde no debería estar, con el fin de obtener la foto y sino, recurriendo a la máxima del fotógrafo; pedir perdón antes que pedir permiso. Y algunas veces donde estuvo al margen de la ley, arrancando.

La Blazer, cuando llegó a Chile. Insignias tapadas y algunos detalles enmascarados. 

Del golpe a la viralización

La fotografía de espionaje es uno de los dolores de cabeza más grandes para las marcas de auto. No es tan solo el hecho de que les estas "aguando la sorpresa", eso es lo menos. Cuando un auto es espiado, no es tan solo para los lectores y fanáticos, sino que también se destapa tu estrategia de producto ante tus rivales y lo peor, que los potenciales clientes de tu marca van a esperar a que salga el modelo nuevo en lugar de seguir comprando el stock del modelo actual. 

Lamentablemente, los fabricantes, aunque tengan sus pistas de prueba, tienen que realizar pruebas en el mundo real. Y no queda de otra que camuflar el auto, con protuberancias, disfraces, pintura e incluso en los casos más audaces, disfrazándolo bajo carrocerías de modelos anteriores o que parezcan de la competencia. Otras marcas no se preocupan mucho y ponen cintas para enmascarar las insignias de sus modelos. Los que menos se preocupan, salen con el auto a la calle confiando en que nadie se fijará, en especial marcas chinas.

Claro que, con el tiempo, algunas marcas comenzaron a utilizar este recurso a su favor, en especial cuando el auto ya fue espiado previamente y queda poco para su lanzamiento. Chevrolet, Jaguar, Land Rover, Mercedes Benz, Porsche, Volkswagen, Hyundai, Nissan, BMW o Audi, son marcas que no le han tenido miedo a generar expectación con sus modelos, usando camuflaje, pero colorido y por lo general con fechas de lanzamiento y códigos QR para así hacer participar a los fanáticos. 

El Corvette C4 de 1984, fue portada de Car & Driver. Pueden notar el esfuerzo que hizo Chevrolet en ocultar las formas futuristas del modelo.

Jim Dunne destapó muchas primicias, una de las más recordadas fue la del Corvette C4, imagen que le valió una relación de amor/odio con los del corbatín (quienes incluso tenían en sus oficinas, un cartel de "Se Busca" con su cara). Ya con el tiempo, las marcas, al ver que no podían arrancar de Jim o de otros paparazzis, cuando les convenia, le daban pistas a los fotógrafos con los lugares donde podrían estar sus futuros prototipos.

Hoy, con 87 años, Dunne es recordado por muchos periodistas del mundo motor en distintos medios, no solo por sus fotos, sino porque ayudó a muchos a entrar al rubro del periodismo automotriz. Yo me tomaré la licencia de agradecerle enormemente su influencia, puesto que antes de trabajar en Autocosmos, también hice varias "fotos espía" en tiempos donde esto no era común. Hoy en día, algunos gerentes de marketing se enojan y aún mandan a las agencias a llamar a los medios y periodistas. Libertad de prensa...

Dunne falleció en Detroit, con una salud deteriorada. Dejando siete hijos y doce nietos.

Jorge Beher recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos