Autos clásicos

Subastan un McLaren F1 muy exclusivo, por no decir costoso

Se trata de uno de los dos F1 con especificaciones Le Mans y kit High-Downforce que fabricó McLaren en los años 90.

Subastan un McLaren F1 muy exclusivo, por no decir costoso

El McLaren F1 es el auto de los sueños para muchos entusiastas. Puede que su corazón sea ferrarista, porschista o incluso que le guste el Corvette; sin embargo, hay pocos modelos que despierten tanta fascinación como un F1. La obra de Gordon Murray que conquistó las 24 Horas de Le Mans de 1995 cautivó al mundo por su conducción deportiva, sus puertas con apertura de tipo tijera, su asiento en posición central y su cuidada aerodinámica. 

Pues bien, sólo 106 unidades F1 se fabricaron en Woking, y aparte de los siete prototipos iniciales, apenas 64 estaban destinados a ser utilizados en la calle, dejando los otros 35 para que acabaran a sus rivales en las pistas del mundo. Eso de por sí ya es una rareza, por lo que los F1 que se subastan suelen ser muy apetecidos por los coleccionistas.

De las 64 unidades homologadas para la calle, dos recibieron las especificaciones Le Mans (LM) y un kit aerodinámico que la marca denominó High-Downforce. Básicamente, se tomó lo mejor de los autos de carrera y se le añadió a un modelo de calle, con todo lo que eso significa en cuanto a desempeño.

Todo esto para decir que una de esas unidades “especiales” será subastada por RM Sotheby's en el marco del afamado Concurso de Elegancia de Pebble Beach (California). Se trata del chasis 018, producido en 1994 y que en el odómetro luce miserables 21.500 km recorridos. La puja iniciará en 20 millones de dólares, aunque se estima que se venderá por mucho más que eso.

El McLaren F1 LM con el kit High-Downforce luce una estética muy exclusiva, con un enorme alerón posterior, tomas de aire muy grandes en un parachoques más radical, unas branquias laterales sobre unos pasos de rueda más marcados, y rines de 18 pulgadas extraídos del mismísimo F1 GTR.

En cuanto a la mecánica, este modelo incluía suspensión y frenos de competición, sistema de escape modificado, dos renovados radiadores y una optimización del motor V12 de BMW, que eleva la potencia a 680 caballos, frente a los 627 que tenía el modelo de serie; por su parte, el torque sube a 72 kg-m y el régimen máximo de giro se eleva 1.000 rpm adicionales.

En el interior también recibió tratamiento especial: tapicería de Alcantara color crema, volante deportivo de 14 pulgadas y, como algo excepcional, un radio, elemento no incluido en los F1 de serie.

Marcelo Palomino recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos