Industria

Mitos y verdades de los faros LED

Si bien esta tecnología de iluminación invade calles y viviendas, lo cierto es que no toda la oferta LED del sector automotor está completamente avalada.

Mitos y verdades de los faros LED

Hay tanta variedad de marcas y faros LED (Light Emitting Diode) en el mercado automotor, con diferentes cualidades y calidades, que cada vez le resulta más difícil al usuario decidirse por un producto o, al final, quedan insatisfechos, pues no todos las unidades LED tienen las bondades que prometen.

En este punto destacamos la nueva línea premium LEDriving HL de Osram, que se puede instalar en faros antiniebla, luces altas y luces bajas, siendo una solución conveniente para actualizar las lámparas halógenas originales, gracias a su temperatura de color de 6.000°K, a sus LED de alto desempeño (que entregan mejor iluminación que un bombillo halógeno) y a su disipación de calor pasiva, que le permite entregar una garantía de cinco años.

Existen muchas marcas en el mercado que no tienen una reputación que cuidar, por lo que es fácil encontrar productos LED para autos que indican una duración de 50.000 horas, pero funcionan menos de un año; eso es una información incoherente, considerando que un año tiene 8.760 horas.

En este punto aplica la máxima de “lo barato sale caro”, pues muchos usuarios se guían exclusivamente por el precio a la hora de comprar dispositivos de iluminación y terminan preguntando: ¿por qué los LED genéricos y baratos se queman con frecuencia y no duran las horas que prometen?

La respuesta a ese interrogante es casi siempre la misma: debido a que el sistema de disipación de calor es ineficiente. El funcionamiento natural de los Chip LED calientan los componentes electrónicos haciendo que, si no existe una refrigeración muy eficiente, la unidad falle de forma prematura, por lo general a los pocos meses.

Algo muy diferente sucede con los nuevos bombillos LEDriving HL de Osram, que han demostrado ofrecer más luz sobre la vía (en algunos puntos hasta 127% adicional) que un bombillo halógeno original y todavía más (en algunos puntos hasta 168% adicional) que otras unidades LED.

Otro problema que se ha detectado es que las farolas con bombillos LED poco confiables, además que pueden encandilar a los otros conductores en la vía le entregan al automotor menor capacidad lumínica que los bombillos originales, lo que evidentemente es un peligro al conducir.

Por último, algunos usuarios se quejan de la poca visibilidad que ofrecen sus unidades LED al rodar en carretera en condiciones de niebla o lluvia. Los especialistas argumentan que, en muchos casos, esa situación se debe a que los LED no se ubican en la posición correcta; de hecho, ciertas marcas forman una unidad con torres LED, denominándolas lámparas 3D, 4D, etc.; sin embargo, esta configuración ofrece una pobre calidad de proyección y mayor índice de deslumbramiento.

En el caso de Osram, sus lámparas utilizan LEDs de alto rendimiento que se combinan con una geometría que respeta el filamento de la lámpara halógena original, por esta razón no encandilan y mejoran la cantidad de luz resultante en la vía.

Elkin Chávez recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos