Mercedes-Benz W 201: 35 años que valen la pena recordar
06/12/2017 Novedades

Mercedes-Benz W 201: 35 años que valen la pena recordar

Nadie pensó que este modelo partiría en dos la historia de los sedanes en la firma de la estrella.

Para finales de 1982, grande era sinónimo de mejor, y es aquí donde empieza una historia tipo “patito feo” para el W 201, con desconfianza del resultado final, pero que llevó a la “creación” por parte de la compañía de Stuttgart del sub-segmento “compacto premium”, con unas líneas estéticas y aerodinámicas que lo ponía cabeza a cabeza con el E30 de BMW y que ha perdurado hasta el día de hoy.

Descubrimiento e incertidumbre

En tiempos en los que se estrenaban el Mercedes-Benz 190 y 190E, un concepto tan básico como extraño en ese momento: -compacto-, dio las bases sólidas para mejorar este producto y crear muchos más modelos, empezando por el sedán de lujo de la Clase S, que posteriormente pertenecería a la Clase E; así como a los deportivos SL.

El W 201, que fue construido entre 1982 y 1993, es hoy un clásico de ensueño.

El excelente nivel técnico y estético de los sedanes de la serie W 201 llevaron a creaciones como el famosamente recordado 190 o "Baby-Benz", este vehículo podía equiparse con dos tipos de motores a gasolina de cuatro cilindros:  el primer impulsor erogaba 90 caballos de fuerza y  y el propulsor con inyección a gasolina del 190E  tenía una potencia de 122 HP.

En 1983, Mercedes-Benz amplió la gama de este modelo, de las que resaltamos: el 190D que erogaba 72 caballos de fuerza y era conocido como el “Whisper diesel”. Su importancia radicó en que fue el primer carro de serie con insonorización del motor – todo un adelanto para la época-.

Tiempo después -1986-, llegaron otros niveles de rendimiento para el modelo diésel -exclusivamente para el mercado norteamericano hasta el otoño de 1987, sin tener mucha suerte– en la que se encuentra el 190 D 2.5L, 5 cilindros Turbo con una potencia de 122 HP.

Lo que más se destacó del Mercedes-Benz 190E 2.6L y de 166 caballos de fuerza, fue superar el desafío técnico por parte de los ingenieros de la marca de la estrella, de instalar los seis cilindros en línea M 103 en el impulsor del W 201.

Brillo deportivo en el DTM

Mercedes-Benz fue el más grande entre los grandes en el ámbito deportivo. Con su innovador diseño de cuatro válvulas por cilindro, el 190 E 2.3-16 de 185 HP, conquistó a todos antes de su presentación en el otoño de 1983; ya que tres prototipos registraron récords mundiales de larga distancia al recorrer 25.000 kilómetros, 25.000 millas y 50.000 kilómetros, a velocidades promedio de casi 250 km/h, en el circuito de Nardò, provincia de Lecce -sur de Italia-.

Además, el 12 de mayo de 1984, 20 pilotos y ex pilotos de la Fórmula 1 como: Sir Stirling Moss, Niki Lauda, James Hunt - que hicieron recordar su rivalidad de los 70´s en la pista-, Keke Rosberg, Carlos Reutemann, Alain Prost y Ayrton Senna, inauguraron el nuevo circuito de Nürburgring. Senna, quien por ese entonces no era muy conocido, se quedó con el triunfo dando una cátedra de manejo.

El modelo más extremo fue el deportivo 190 E, auto de alto rendimiento 2.5-16 Evolution II de 235HP, que formó la base para el exitoso paso por el campeonato alemán de turismos (DTM) de 1990.

Mercedes-Benz ganó dos títulos de constructores (1991 y 1992), y Klaus Ludwig se convirtió en campeón del DTM en el 190E 2.5-16 Evolution II en 1992. Además de esto, la firma de Stuttgart obtuvo cuatro subcampeonatos, y tres terceros puestos.

Lo mejor de todo, la seguridad

El Mercedes-Benz W 201 de 1982 fue revolucionario en cuanto a la seguridad del vehículo. Sus desarrolladores implementaron sistemas activos y pasivos de seguridad a la altura de Mercedes-Benz, prueba particular para la marca de Stuttgart, al ser vehículos más pequeños y livianos. Un punto de suma importancia, fue crear la suspensión trasera independiente multilink, con cinco enlaces delgados a cada lado, diseñado por el Dr. Kurt Enke, Alf Müller y Manfred von der Ohe. Y que hoy en día sigue siendo un diseño estándar para la fabricación automotriz.

Para la seguridad pasiva, la combinación de un diseño ligero con alta seguridad para evitar accidentes fue significativa. El diseño del techo del W 201, con sus piezas longitudinales colocados hacia el exterior, se convirtió en un modelo base para otros Mercedes-Benz de serie, debido a su bajo peso y gran estabilidad.

Por primera vez una estructura bifurcada también fue utilizada en la clase compacta con deformabilidad, para un rendimiento excelente en el caso de una colisión, sobre todo si el impacto es frontal.

Bruno Sacco, responsable del diseño del W 201, estableció un nuevo segmento en la gama de productos de Mercedes-Benz, este modelo de serie aplicó líneas modernas, y al mismo tiempo el sedán fue optimizado aerodinámicamente. Su coeficiente de arrastre CD = 0.34, contaba con la mejor aerodinámica de los sedanes de la compañía germana al momento de su estreno en 1982.

Sin duda, El W 201 reunió ideas y conceptos del pasado y del futuro, para marcar un antes y un después, en lo que tiene que ver a técnicas y estéticas de producto. Como si fuera poco, marcó el inicio de la exitosa historia del Mercedes-Benz Clase C.

De 1982 hasta agosto de 1993, se produjeron 1’879.630 modelos de la serie W 201 en total.

El actual Mercedes-Benz Clase C se puede encontrar en varias versiones: Sedán, Estate/Station Wagon, Coupé y Cabriolet.

Galería Mercedes-Benz W 201

Mercedes-Benz Clase C/ W 201

1 de 11

¿Qué opinas? Cuéntanos