Vende tu carro
Novedades

Los autos eléctricos provocarán la pérdida de miles de empleos en el sector automotor

Tan solo en la Unión Europea se calcula que se perderán medio millón de puestos de trabajo.

Los autos eléctricos provocarán la pérdida de miles de empleos en el sector automotor

Si bien los autos eléctricos tienen grandes beneficios, también tienen sus puntos en contra, y uno de ellos es la pérdida de empleos.

La eliminación gradual de la tecnología de los motores de combustión interna para 2035, supondría que se perderán unos 500.000 empleos de proveedores del sector que fabrican componentes de los sistemas que quedarán obsoletos, según un estudio de la Asociación Europea de Proveedores de Automoción (Clepa).

Este informe, encargado a PwC, pronostica que, de ese medio millón de empleos, 70% (360.000 personas) posiblemente se perderá en el período de 2030 a 2035, lo cual destaca el limitado plazo existente para gestionar las repercusiones sociales y económicas.

En este sentido, corrobora que las oportunidades del vehículo eléctrico dependen del establecimiento de una amplia cadena de suministro de baterías en la Unión Europea (UE), cuyo momento y probabilidad aún son inciertos.

Por su parte, los países de Europa Occidental parecen estar mejor posicionados para ser bastiones en la producción de sistemas de propulsión de vehículos eléctricos, mientras que el empleo en los países de Europa Central y Oriental dependerá en gran medida del motor de combustión interna.

Este estudio constata que hasta 70.000 millones de euros de la creación de valor relacionada con los sistemas de propulsión eléctricos estarán vinculados al procesamiento de materiales de baterías, la producción de celdas de batería y los módulos de celdas, así como al ensamble de los sistemas de baterías.

Los 226.000 nuevos puestos de trabajo previstos en la producción de sistemas de propulsión de eléctricos, asumiendo una cadena de baterías en la UE, suponen una pérdida neta de 275.000 puestos de trabajo (-43% empleos) proyectados de aquí a 2040.

Así, al complementar la electrificación, se concluye que un enfoque de tecnología mixta que permita el uso de combustibles renovables podría conseguir una reducción del 50% de dióxido de carbono (CO2) para 2030, a la vez que mantiene los empleos y crea valor agregado.

Luis Hernández recomienda

Cuéntanos que opinas