Lanzamientos

Audi SQ8 TDI: Máxima potencia en Diésel

El SUV coupé, presentado esta semana en el mercado Europeo, alcanza los 100 kilómetros por hora en 4.8 segundos.

Audi SQ8 TDI: Máxima potencia en Diésel

¿Alguna vez ha soñado con un carro inteligente, predictivo y eficiente, que lo saque de trancones, lo lleve rápido y seguro y no genere gastos excesivos de mantenimiento? Si la respuesta es positiva debe saber que ya está rodando en el mercado europeo.

Se trata de Audi SQ8 TDI, con motor diésel de ocho cilindros y carga biturbo, que combina potencia con alto nivel de economía e integra un paquete completo de soluciones de alta tecnología, que marcan un verdadero diferencial en su segmento.

Este vehículo, cuyo motor desarrolla 435 caballos de potencia, 900 Newton metro y un torque de entre 1.250 y 3.250 revoluciones por minuto (rpm), reconoce las preferencias del conductor, basándose en viajes anteriores, y tiene la capacidad de hacer sugerencias inteligentes para garantizar una movilidad rápida y segura.

Esto es posible gracias a la presencia de Alexa, la asistente virtual de Amazon, que está totalmente integrada en el sistema operativo MMI navigation plus del vehículo. La transferencia de datos se realiza a través del estándar LTE Advanced, que forma parte de MMI, junto con el punto de acceso Wi-Fi y los servicios Audi connect.

La función de navegación está mejorada por los servicios de Car-to-X, como las señales de tráfico, estado de los semáforos y la información sobre peligros. El automóvil recibe datos de la computadora central del semáforo, lo que permite al conductor elegir su velocidad para que coincida con la siguiente luz verde.

Viaje seguro

El asistente de crucero adaptativo hace que el viaje sea aún más seguro y se complementa con asistencia de atasco de tráfico y asistencia de carril activa. Las tecnologías de tracción y suspensión, la estabilización del balanceo y la dirección en todas las ruedas, garantizan un manejo dinámico.

Un compresor eléctrico (EPC) complementa el trabajo de los dos turbocompresores al arrancar y acelerar a baja velocidad del motor, lo que permite que el V8 TDI acumule su potencia siempre de forma espontánea. El EPC extrae su energía de accionamiento de un sistema eléctrico de 48 voltios, que también es la columna vertebral del sistema híbrido suave de tecnología MHEV, que además reduce el consumo en hasta 0.5 litros por cada 100 kilómetros.

El modelo estándar está equipado con el sistema de manejo dinámico Audi Drive Select y suspensión neumática adaptativa con amortiguación regulada, que varía la posición del nivel del cuerpo hasta 90 milímetros (3,5 pulgadas), lo que permite que el vehículo se conduzca en diferentes tipos de terreno.

Cuando el vehículo gira en una curva a alta velocidad, el diferencial deportivo distribuye activamente el par motor entre las ruedas traseras, agregando un diferencial central autoblocante a la tracción quattro.

A baja velocidad gira las ruedas traseras en la dirección opuesta a la de las ruedas delanteras para aumentar la agilidad. A partir de una velocidad de aprox. 60 km / h (37.3 mph), giran ligeramente en la misma dirección para mejorar la estabilidad.

El vehículo llega originalmente con llantas de 21 pulgadas, con la posibilidad de cambiarlas a 22 pulgadas, disponibles a pedido.

La apariencia es lo de menos...

Con todos estos atributos, la apariencia sería lo de menos a la hora de tener en frente el carro de los sueños, con la posibilidad de adquirirlo. Sin embargo, hay que destacar sus líneas horizontales, franja de luz en la parte posterior, faros LED estándar, con tecnología HD y una tira llamativa sobre el difusor negro, que enfatizan el ancho del automóvil, dándole una apariencia moderna, que mezcla lo deportivo con un toque de elegancia y distinción.

Las sillas están decoradas con una S en relieve y costuras en contraste. Incluyen reposacabezas y refuerzos laterales altos, que pueden equiparse con control de temperatura y funciones de masaje como opción.

La cabina ofrece vistas específicas de S con detalles gráficos en rojo y le permiten al conductor seleccionar un diseño de rendimiento en el que el foco central sea el tacómetro. Como complemento, dos grandes pantallas táctiles saltan a la vista como elementos principales de control, pero el conductor tiene también la opción de usar la función de control de lenguaje natural que entiende los comandos y responde a sus necesidades.

 

Héctor Siza Morales recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos