Test drive

Ford Ecosport 2014, a prueba

El tan esperado Crossover finalmente cayó en nuestras manos.

Ford Ecosport 2014, a prueba

Antecedentes

La Ford Ecosport, es uno de los productos más fuertes para Ford en Latinoamérica y para esta nueva generación, se alineó con la estrategia llamada One Ford que simplemente se trata de crear un solo producto para diferentes mercados y no un producto para cada mercado.

Sabiendo esto, el nuevo Ecosport fue desarrollado en conjunto con ingenieros de Estados Unidos, Brasil e India (se fabrica actualmente en estos dos últimos países) para así satisfacer las necesidades de cada mercado. Para Colombia la producción se hace en Brasil.

Llegó a nuestro país en cinco versiones: Ecosport S 4x2, FreeStyle 4x2, Freestyle 4x4, Titanium y SE Powershift.  Sus precios van desde los 48' 990.000 - Ecosport S4x2- hasta los 54'990.000 - SE PowerShift-. 

Características técnicas y mecánicas

 Bajo el capó se encuentra un moderno motor 2.0 L I4 PFI que le da una potencia de 138 caballos de fuerza  y 135 Lb-pie de torque de la generación anterior, que no es un mal motor pero esperábamos que con el cambio de generación se actualizara un poco.

Las cinco versiones viene con el mismo propulsor y transmisión manual de cinco velocidades -Ecosport S 4x2 y Freestyle 4x2-, mientras que la Freestyle 4x4 es manual de seis velocidades. La Titanium y SE Powershift  disponen de una transmisión automática de seis velocidades. Los frenos son de discos ventilados adelante y de tambor atrás.

En cuanto a seguridad, encontramos cinturones de tres puntos en las cinco plazas con pretensores, sistema ABS, dirección eléctricamente asistida (EPAS), bolsas de aire frontales (creemos que debería de portar más), sólo la versión Titanium tiene airbags laterales y de cortina), sistema de asistencia en pendientes, anclajes ISFOFIX para la silla de bebés y asistente de frenado de emergencia.

Diseño

Probablemente sea la parte más atractiva de este nuevo Crossover, aunque también habrá quien verdaderamente odie las líneas tan arriesgadas tanto del exterior como del interior. A nosotros nos pareció muy atractiva, además de que luce completamente diferente a la competencia (Chevrolet Tracker y Renault Duster) y la llanta de refacción por fuera es un buen detalle estético y funcional ya que no le resta espacio de carga en el baúl.

Interior

Comparándola con la generación anterior podemos decir que sí se nota un gran avance en temas de armado, calidad de plásticos y sobre todo diseño (obra del equipo global), sin embargo después de haber manejado la competencia podemos decir que la Tracker es el que se lleva las palmas en cuanto a sensación general de calidad. Sí Ecosport definitivamente apantalla con el diseño pero una vez que se empieza a observar detenidamente cada pieza, encontrará enraces no tan finos, plásticos brillosos y que la estructura no está tan rígida como pensábamos (en la sesión de fotos la estacionamos en una pendiente y la puerta no cerraba tan bien como en piso plano, lo que mostró que sí hay un poco de deformación).

Hablando en términos de equipamiento encontramos que está bastante bien con faros de niebla en ambas versiones (sólo cambia el bisel cromado o en negro), espejos eléctricos, desempañador y limpiador trasero, controles de audio en el volante, espacio para guardar cosas debajo del asiento del pasajero, plazas traseras abatibles 60/40, vidrios eléctricos, guantera con enfriador de bebidas, reproductor de discos MP3, entrada USB, Auxiliar y Bluetooth, aire acondicionado, sensores de reversa y lluvia (sólo versión Titanium) y el sistema SYNC para controlar el teléfono por comandos de voz y el reproductor de audio (de cuatro bocinas en la versión de entrada y de seis en Titanium).

 

Manejo

Extrañamente, nuestra unidad de prueba contaba con el sistema de acceso y arranque mediante llave de presencia, así que sólo necesitábamos apretar un botón en la manija y presionar otro al lado del volante para que arrancara. Suponemos que este equipamiento estará disponible más adelante, al igual que la transmisión automática.

El motor de 2.0L y 138 Hp se siente bien y con buen torque desde la parte baja, además de que durante el tiempo de nuestras pruebas nos entregó buen rendimiento de combustible, el problema fue que sí se alcanza a meter bastante el ruido de éste a la cabina, sobre todo cuando se quiere rebasar o durante una pendiente pronunciada.

El tema de la transmisión lo dejaremos aparte ya que por ahora sólo encontraremos la versión manual.

La dirección electromecánica funciona muy bien tanto en bajas velocidades –suave y fácil de llevar de un lado al otro- como ya más rápido donde se necesita más peso y precisión. Ésta como los frenos, funcionan perfectamente para un auto de estas proporciones.

La visibilidad es bastante buena también, gracias a que la posición de manejo es más alta que en un auto –algo que buscan los clientes de este segmento- y a los grandes espejos que permiten ver hacia atrás.

Un problema que encontramos fue que al estacionarnos en un garaje cerrado –como el de mi casa- necesita como un metro y medio más de espacio atrás para poder abrir el baúl ya que su apertura es hacia un lado y no para arriba como en cualquier hatchback o sedán y abarca prácticamente todo el ancho del auto. Esto es un problema desde la primera generación de Ecosport y que encontramos también en autos con la llanta de refacción por fuera como el Volkswagen CrossFox.

Hablando del baúl,  es bastante amplio pues en lugar de que el piso del baúl esté al mismo nivel que donde termina la puerta de la misma, está mucho más abajo (en parte gracias a que la llanta de refacción no está dentro del habitáculo), dándole centímetros más de altura y de almacenamiento.

Conclusión

Definitivamente si comparamos una generación contra la otra de Ford Ecosport, notamos una gran mejora en todos los sentidos: diseño, espacio, equipamiento y calidad, que afectó directamente y en la misma medida el precio del producto. Esto lo podemos ver también en Tracker con la que compite directamente (pero ofrece transmisión automática). El único que queda fuera del rango de precios es el Renault Duster que sorprendentemente está por debajo de los 48'990.000 de pesos de inicio.

La verdad es que tras los cinco días que estuvimos probando esta Ford Ecosport 2014 no encontramos un motivo suficiente como para encontrar justificación a esa brecha tan amplia entre éste y el Duster. En cuanto a potencia es probablemente la mejor opción, también en diseño pero ¿realmente vale tanto esto?

La ideología de One Ford nos ha entregado productos globales que además tienen la misma calidad sin importar de dónde se fabriquen. Pensamos que este producto cambiaría nuestra percepción de la manufactura brasileña pero esto no fue así.

Finalmente está la cuestión del balance espacio-motor-precio que sin ver hacia otra marca, creemos que el Ford Focus ofrece más tecnología, mejores acabados y mayor espacio por un precio similar. Sólo no tiene lo que algunos clientes buscan que es la sensación de conducción de una “camioneta” pero en todo lo demás creemos que es un producto muy superior que entrega más valor por su dinero.

Héctor Mañón recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos