Test drive

Dodge i10 GLS Premium 2012 a prueba

Llega a competir directamente con el Chevrolet Spark.

Dodge i10 GLS Premium 2012 a prueba

Antecedes

La marca Dodge introduce en nuestro mercado el nuevo i10 -originalmente comercializado por el fabricante Hyundai en otros mercados. Este vehículo considerado como el sustituto del ya famoso Atos, viene a convivir al mismo tiempo con éste, como una alternativa más costosa, equipada pero ligeramente más amplia.

El Dodge i10 2012 viene a competir directamente con el Chevrolet Spark, el cual fue presentado el año pasado. Ambas unidades son fabricadas en Corea y compiten a su vez también con el Chevrolet Matiz, aunque este último tiene un precio mucho más económico.

El i10 llega a nuestro país una década después de que el Atos tocara tierras aztecas y viniera a romper esquemas por su pequeño tamaño, altura y diminutas ruedas que permitían pensar que el auto se podía volcar en cualquier en carretera, algo que por supuesto nunca paso. 

Diseño

Con cierta presencia de ya un par de años en otros mercados incluido en Latinoamérica, el Dodge i10 llega con un diseño conservador -a diferencia del llamativo y extravagante Spark- y que puede ser más agradable para usuarios con gustos más tradicionalistas.

Aunque conserva la estructura de dos volúmenes y cinco puertas, el i10 presenta una línea más fresca y redefinida en comparación con el ya multifacético Atos. Su frente con faros y parrilla alargados –con luces de niebla- le dan un toque serio que no dejar de ser atractivo. Sus laterales por demás sencillos van muy a tono con la forma uniforme que se viene a romper, con la audaz apariencia posterior que conjunta una enorme manija de apertura con el logo cromado de Hyundai, un spoiler y un par de grandes calaveras.

En lo que respecta a sus rines, estos son de aluminio de 14” pulgadas y portan el logo de Hyundai en el centro.

Características Técnicas y Mecánicas

Al igual que el Atos, el i10 no destaca por tener un motor de grandes prestaciones, este es un propulsor de 1.1 L de desplazamiento con 66 Hp (sólo tres más que el Atos) y un torque de 73 Lb-pie  a 2,800 rpm (seis libras más) con una transmisión manual de cinco velocidades más la reversa.

En lo que se refiere a la suspensión delantera es tipo McPherson y semi-independiente con eje de torsión en la parte posterior.

Los frenos son de disco en el frente y de tambor en la parte trasera. Sin embargo algo que nos brincó es que no tiene sistema antibloqueo (ABS).

 

Interior

Al igual que su diseño exterior conservador, el interior del i10 mantiene la misma línea aunque luce más moderno y elegante empleando tonos grises y negros en los plásticos. 

En lo que se refiere a los instrumentos como el tacómetro y velocímetro son de color blanco, estos resaltan con el tono neón al accionarse las luces.

Por otra parte sin duda la virtud de este vehículo es su amplio habitáculo, que permite albergar cómodamente a cuatro pasajeros de complexión media –un quinto entra sin problema- con un generoso espacio para las piernas tanto en las plazas delanteras como posteriores. La sensación de amplitud se agradece en mucho por su elevado techo.

En lo que respecta al conductor, éste puede manejar cómodamente gracias al volante regulable en la altura, posición de manejo elevada –o al menos así se siente- y la confortable ubicación de la palanca de velocidades, algo que no se encuentra en el Atos dado que la caja de cambios está en la consola central y mucho más abajo.

Con respecto al equipamiento el i10 viene con estéreo Clarion con CD, MP3, entrada USB y Auxiliar, así como sistema de manos libres por medio de Bluetooth. Cuenta con seguros, elevadores y quemacocos eléctricos, así también los espejos laterales. 

Algo único en su segmento es que trae asistencia trasera para estacionarse; sin embargo creemos que se podría haber cambiado por un par de bolsas de aire.

Un aspecto nada apreciable en el i10 son la calidad de los materiales plásticos, que por el precio que se cobra podría haber sido mejor, aunque se compensa un poco con los asientos en tela de color negro. 

Finalmente algo que realmente se agradece en el nuevo Dodge i10, es la gran cantidad de compartimientos en la consola central –portavasos- junto al estéreo y en puertas. Asimismo su cajuela de 225 litros, que a pesar de no ser tan grande, sirve para el uso diario y si se necesita más espacio se pueden abatir los asientos traseros.

Manejo

Dado que es un auto plenamente urbano y diseñado para moverse en el día a día, el i10 cumple sin ningún problema con esa función.  Ya sea en el tránsito o pequeños espacios donde se pueda acelerar otorga lo “suficiente” y entienda eso como tal, ya que no es un auto para correr o esperar a que nos otorgue un buen arranque para quererle ganar a alguien.

Está diseñado para ofrecer un manejo cómodo y lo hace muy bien después de estar al frente manejando un par de horas, además de otorgar una visibilidad única. Existe un buen espacio para piernas, tronco y brazos que cualquier conductor agradecerá al igual que su copiloto.

Por otro lado su fuerte en verdad es el rendimiento de gasolina, este auto nos sorprendió mucho, ya que no consume sino respira combustible. Según nuestros cálculos nos otorgó un promedio de casi 19 Km/l, un número bastante atractivo para aquellos que recorren grandes distancias.

Dado que es igual de pequeño que el Atos, el i10 se puede maniobrar fácilmente en el tránsito y estacionarlo es de lo más divertido, ya que en cualquier hueco o cajón entra sin tanto alarde.

En lo que se refiere a la frenada es de lo más aceptable, responde muy bien, aunque sentimos que el pedal del freno está un poco alto. 

En cuanto a la suspensión responde bien en curvas como en baches y topes; sin embargo algo que percibimos –por lo menos en la unidad de prueba que tuvimos- es que en todo momento se percibe de manera muy marcada el movimiento y ruido de las ruedas con el asfalto (más aún a alta velocidad) lo que resulta incómodo y molesto.

Conclusión

El Dodge i10 es un vehículo pequeño, cómodo y práctico para la actividad diaria en cualquier ciudad. Si sales mucho a carretera y buscas un gran desempeño, no es la mejor recomendación, pero de que te lleva a buen paso lo hace y muy bien.

En cuanto a la economía el i10 es tu mejor aliado, ya que el rendimiento de combustible que ofrece lo tienen pocos y en verdad que te dejará sorprendido.

Dado que prácticamente tiene el mismo tamaño que el Atos y tiene un mayor precio, el i10 es una opción para aquellos que buscan un poco más de equipamiento y un mejor desempeño. Esto último es por tener, siete Lb-pie más de torque y un menor peso (18 Kg).

Por otro lado la versión que probamos es la más equipada, esperaríamos mejor que en lugar de una asistencia para estacionarse, tuviéramos bolsas de aire y frenos ABS.

El Dodge i10 es una buena opción por ser cómodo y ahorrador. Sin embargo existen otras opciones en el mercado que ofrecen un mejor equipamiento por el precio antes mencionado, en este caso el Chevrolet Spark.

Por otro lado si no buscas mucho equipamiento o de plano algo austero existen versiones más económicas del Dodge i10.

 

Jorge Blancarte Fotos: Héctor Mañón recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos