Test drive

Ford F-150 Lariat 2020: prueba de manejo a la ‘reina’ de las pick-up

Autocosmos tuvo el privilegio de ser el primer medio en Colombia en recibir la camioneta para prueba. Comprobamos por qué es la preferida de los estadounidenses.

Ford F-150 Lariat

Amplitud, capacidad y velocidad son las palabras que mejor definen a la Ford 1F-50 Lariat 2020, doble cabina, una camioneta hecha para el trabajo fuerte, pero con la comodidad y conectividad que toda familia necesita.

El poder de su motor se administra con una caja automática de diez velocidades, que permiten aprovechar la potencia y la fuerza del motor para una conducción más eficiente en cualquiera de los tres modos de manejo: Normal, Tow-Haul y Sport. Las velocidades también pueden ser accionadas manualmente, según las preferencias del conductor.

Viene equipada con motor EcoBoost de 3.5 litros V6 con tecnología start stop, que logra toda potencia y torque, gracias al uso de un mecanismo que combina inyección directa, dos turbocargadores gemelos paralelos y un post-enfriador, obteniendo así una potencia de 375 caballos de fuerza (hp) a 5.000 revoluciones por minuto y un torque de 470 libras/pie a 3.500 rpm.

La dirección asistida se nota al maniobrar con facilidad y suavidad la camioneta y los frenos de disco en las 4 ruedas dan la sensación de seguridad que cualquier conductor necesita.

Según la temperatura del motor, el cierre y apertura de las rejillas se gradúa de forma automática, mejorando el coeficiente aerodinámico de la pickup y favoreciendo el consumo de combustible más eficiente.

Una verdadera 4x4

Cuenta con sistema 4X4 Electronic Shif on the Fly (ESOF) Modo Automático 4WD. Esta tecnología permite que tenga tracción permanente en dos de sus ruedas, mientras que en el modo Automático 4WD, el poder es dosificado según lo que determine el sistema enviar a cada llanta, de acuerdo con las exigencias del camino.

En situaciones exigentes como terrenos con grava, barro o destapados, con bastante inclinación, permite accionar la 4x4 alta, que al ser activada cambia la respuesta del acelerador a modo off-road, generando una sensación de manejo más adecuada para la conducción 4x4.

 

En alguna de las rutas que recorrimos con la F-150 nos encontranos con tramos que solo se atrevían a pasar reyes del 4x4 como el Jeep Wrangler, sin embargo la pick-up logró superarlos sin ningún problema.

Confortable en todo momento

Su apariencia externa es imponente, guerrera y moderna. La gran parrilla cromada, que sobresale en la parte delantera, destaca los atributos de la marca, pero oculta muy bien la cámara delantera, que trae incorporada para ofrecer más ángulos visuales al conductor.

Más abajo se puede ver el bomper o defensa, que incluye luces exploradoras en las dos esquinas para potenciar las luces principales, tipo led y ofrecer una mayor visibilidad.
Esta buena iluminación se refuerza con los bombillos que trae incorporados en los espejos laterales, que además incluye sensores de proximidad para prevenir posibles choques o daños a la camioneta.

Todas estas defensas se sienten también al interior de la cabina donde el confort es el mismo tanto en vías planas como en terrenos agrestes. La suspensión de la camioneta absorbe el exceso de fuerza del rebote,haciendo que la marcha sea mucho más pareja y evitando que los pasajeros sientan los sobresaltos del camino.

La altura desde el piso que ronda los 50 cms. y su doble tracción, permiten cruzar los terrenos más difíciles, distribuyendo de forma equilibrada la potencia en las ruedas traseras.

¡ ¡ ¡ A la carga!!!

Su carrocería, fabricada de aleaciones de aluminio de alta resistencia, de grado militar, permite aumentar sus prestaciones de carga y remolque sin afectar su desempeño, lo que resulta ideal para moverse ágilmente soportando un peso de hasta 851 kilogramos.

Al abrir las puertas se desplega una plataforma que invita a los pasajeros a subir fácilmente y a tomarse de las manijas de agarre. La misma facilidad se repite para subir al platón a recibir y acomodar la carga.

Generosa en espacio y tecnología

La cabina es amplia y cómoda, con sillas delanteras regulables por medio de mandos ubicados en los laterales, calefacción en el espaldar y el asiento y tapicería en cuero.

En medio del conductor y el copiloto hay una consola central suficientemente ancha, que además de su función de almacenamiento sirve como descansabrazos.

El panel central sobresale por la abundancia de controles y ayudas de conduccion. Una pantalla invita a explorar el sistema de conectividad SYNC 3, que permite lograr una integración absoluta entre el vehículo y el conductor. A través de comandos de voz es posible controlar el sistema de entretenimiento y responder el celular sin peligro alguno.

La experiencia de sonido personalizado corre por cuenta del sistema B&O PLAY™ y Harman, que ofrece 10 altavoces, para escuchar radio en AM y FM, acceder al reproductor de CD/MP3 o la música almacenada en dispositivos externos o replicada a través de Internet.

La cámara de 360° con pantalla dividida usa cuatro cámaras: una en la parrilla, una en la puerta trasera y una debajo de cada uno de los espejos laterales, lo que permite ver todos los lados de la camioneta en la pantalla de la consola central.

Las sillas de los pasajeros en la parte de atrás tienen luces privadas para lectura, porta vasos y toma corriente para recargar las baterías de computadores, cámaras, celulares, etc, además de las salidas USB.

Es una camioneta muy completa, con ganchos para colgar la ropa, sillas abatibles para ampliar capacidad dentro de la cabina y guanteras a los lados de las puertas.

Héctor Siza Morales recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos