SEAT Ibiza 2018: Lo probamos en Barcelona
18/05/2017 Reportes de Manejo

SEAT Ibiza 2018: Lo probamos en Barcelona

Este modelo cambia los estándares para los subcompactos.

Luego de un exitoso debut en el pasado Auto Show de Ginebra, viajamos a la casa de SEAT para conocer al muy anticipado SEAT Ibiza 2018.

Antes de entrar en detalles es importante aclarar que todavía no se tienen definidos los temas de configuración para México, cuarto mercado de la firma de Martorell, y de seguro país de donde  será importado para Colombia.

Aclarado lo anterior, ahora sí vayamos al contacto con la quinta generación del SEAT Ibiza.

Genes de Campeón

El renovado Ibiza es el primer modelo en aprovechar la plataforma MQB A0 de Grupo Volkswagen, misma que irán adoptando las próximas generaciones de: VW Polo, Vento, Gol, Audi A1, y SEAT Arona. Tiene de largo 95 mm y 87 mm de ganancia en distancia entre ejes y ancho respectivamente.

Una de las principales ventajas de la MQB es la reducción de peso, y es que el nuevo Ibiza pesa hasta 200 kilos menos que su predecesor, dependiendo de la versión, la masa oscila entre 1,090 y 1,141 kilos. Otro aspecto a resaltar es la ganancia en espacio interior, ya que pese a ser 2 mm más corto, presume de una ganancia en distancia entre ejes de 95 mm, así como 87 mm adicionales a lo ancho. En resumen, ofrece un habitáculo bastante más amplio; asimismo la adopción de la MQB presenta grandes beneficios de: seguridad, dinámica de conducción y aislamiento acústico.

Gracias a la reducción de peso, SEAT se puede dar el lujo de optar por un pequeño motor tres cilindros de 1 litro de desplazamiento, pero que gracias a la presencia de tecnologías como la inyección directa y la turbo alimentación entrega 115 hp y 148 lb-pie que se acopla a una transmisión DSG con siete velocidades.

Motor tres cilindros 1.0 TSI de 115 hp y 148 lb-pie de torque

Conectividad total

Ya hemos hablado hasta el cansancio de lo relevante que se ha convertido el tema de la conectividad e infoentretenimiento en los carros y más aun tratándose del segmento al que va dirigido el Ibiza. Para los conductores más jóvenes un auto es el accesorio más caro que pueden comprarle a su Smartphone y por lo tanto demandan interfaces más sofisticadas y que les permitan acceder de manera simple a las distintas aplicaciones del móvil.

Conscientes de esto, los ingenieros de SEAT dotaron al Ibiza 2018 de una inmensa pantalla táctil de 8” con excelente resolución (que por cierto se ve incluso mejor que la de Ateca y renovado León) desde donde se manipulan todos los aspectos del auto. Evidentemente cuenta con compatibilidad para Apple CarPlay, Android Auto e incluso MirrorLink, por lo que resulta muy simple emplear la aplicación de navegación del teléfono, Whatsapp (de forma segura), Siri o bien Spotify.

Adicionalmente, un buen sistema de audio es un tema de primera necesidad, por lo que SEAT se alió con Beats Audio para dotar al Ibiza de un sistema apropiado y del cual quedé gratamente sorprendido ya que suena bastante bien.

Sistema de sonido firmado por Beats Audio

Entre los elementos de confort que destacan, se encuentra el arranque mediante llave inteligente, climatizador de dos zonas, cargador para teléfonos móviles por inducción y un quemacocos panorámico que ya se puede abrir.

Los plásticos son duros al tacto, pero están bien ensamblados y no brillan, por lo que en general la atmósfera en el interior es agradable.

Toda la Seguridad

Uno de los aspectos que mejor le permiten diferenciarse al nuevo Ibiza 2018 con respecto de sus rivales directos (por lo menos en Europa). Obviamente, además de los airbags, ABS y ESP, el SEAT Ibiza 2018 incorpora tecnologías como el Control de Crucero Adaptativo, detector de peatones, alerta de cambio de carril, sensores de estacionamiento tanto delanteros como traseros, así como cámara de reversa.

Tras el volante.. ¿la nueva referencia del segmento?

Luego de manejar el nuevo Ibiza en una larga ruta que combinó tramos en ciudad, autopistas y carreteras secundarias, buena parte de ellas con bastantes curvas lo que más llamó mi atención fue lo bien plantado que se percibe, la confianza que transmite para ir rápido, una frenada firme así como la ausencia de ruidos ya sea de ensamble o del viento.

El SEAT Ibiza 2018 presume de buenas maneras y una dinámica de conducción sobresaliente, se siente ágil y si bien es cierto que el motor no es un dechado de poder, gracias a que el torque está disponible desde las 2 mil vueltas, cuenta con la capacidad de respuesta suficiente para moverse con suficiente soltura.

Incluso se siente más potente en los arranques y maniobras de velocidad baja – media que en velocidades de crucero, en donde se nota la caída de la entrega de par pasadas las 3,500 rpm.

Adicionalmente, el pequeño TSI anuncia cifras más que atractivas del lado de la eficiencia, con unos sorprendentes 21.2 km/l en un ciclo combinado. Aunque siendo realistas son números inalcanzables en la práctica, algo por encima de los 15 km/l sí creo que son bastante viables.

De vuelta a la realidad…

Como mencionaba anteriormente, el SEAT Ibiza 2018 está programado para arribar en la última parte de este año y aunque todavía es pronto para anunciar precios (es más, de momento ni un estimado o rango nos pudieron dar), es un hecho que serán más elevados en comparación con los del modelo actual. Y es que la evolución es importante, no solo desde el punto de vista de mecánica, sino también de refinamiento, calidad de marcha, conectividad y seguridad, lo que irremediablemente impactará en el precio.

 

 

¿Qué opinas? Cuéntanos